Seguidores

Estadístiques

ecoestadistica.com

Arxiu

BIENVENIDAS Y BIENVENIDOS A ESTE ESPACIO DE OPINIÓN PERSONAL SOBRE TEMAS POLÍTICOS DE ACTUALIDAD

Galois


Hoy hace 180 años que murió Evariste Galois, sin haber cumplido aún los 21 años, precursor de la Teoría de Cuerpos y alma mater de mi especialización en Álgebra cuando estudié Matemáticas. Quizás el mejor homenaje sea dar a conocer un poco de su vida, de sus obras, de intuir cómo y por qué vivió.

Copio a continuación un texto de Javier Fresán sobre la vida de Galois, que se puede encontrar en su blog:

 DEL OTRO LADO DE LOS SUEÑOS
LA VIDA DE ÉVARISTE GALOIS

Las matemáticas no son un libro recluido dentro de sus tapas y atado mediante broches dorados, cuyo contenido se pueda descifrar sólo rebuscando con paciencia; tampoco es una mina en la que haya que trabajar mucho tiempo para llegar a poseer unos tesoros que únicamente se encuentran en un número reducido de vetas y filones; no es un terreno cuya fertilidad se pueda agotar después de obtener de él cosechas sucesivas; no es un océano, ni un continente de cuya superficie se pueda dibujar un mapa con curvas de nivel y contornos definidos: las matemáticas son tan ilimitadas como ese espacio que les resulta demasiado estrecho para sus aspiraciones, sus posibilidades son tan infinitas como esos mundos que surgen en tropel y se multiplican ante la mirada del astrónomo que los contempla; intentar encerrarlas en fronteras prefijadas, o reducirlas a definiciones eternamente válidas, es tan imposible como pretender hacer eso con la conciencia de la vida, que parece estar durmiendo en cada mónada, en cada átomo de materia, en cada hoja y cada célula de los brotes, pero que está siempre dispuesta a estallar y desarrollarse dando lugar a nuevas formas de existencia animal y vegetal.

(James Joseph Sylvester)

PARA ROSA NAVARRO DURAN

La imagen social del científico se ha configurado en gran medida a través de la literatura, y ya en el siglo xx, con el cine y los medios de comunicación de masas. Es el caso de Einstein, que no se convierte en  ídolo pop por la rellevància de sus artículos sobre la relatividad, sino a raíz de su aparición en la portada del Time; y de tantos otros. Desde que Galileo sienta las bases del método hipotético deductivo, allá por el Renacimiento, la ciencia va avanzando con rapidez, y surgen saberes simbióticos y territorios de frontera. Rafael retrata a Arquímedes, compás en mano, absorto en complejos cálculos geométricos, y los escritores de la época describen el horizonte de posibilidades que se perfila ante sus ojos con idéntica sorpresa a la que mostraría, siglos después, Aureliano Buendía al conocer el hielo. Sin embargo, lo que siempre ha seducido a la literatura, más que los descubrimientos, es la psicología —convenientemente adulterada— de los personajes que los propiciaron: los científicos como sabios que, más allá del bien y el mal, manipulan vida en sus probetas; y no los Hombres que corrieron tras la idea de un mundo mejor. Los genios que, encerrados en la torre de marfil de sus laboratorios, atacan a los legos con inapelables leyes físicas, por encima de los inventores de metáforas para compartir con los demás su pasión de vida.
La figura del matemático acumula todos estos tópicos y abunda en ellos. Locura, mentes "de viaje por extraños mares del pensamiento, solas" —como Newton en palabras de Wordsworth, como John Nash en Una mente maravillosa—, seres fríos y calculadores, perdidos en bizantinas disquisiciones
aritméticas son imágenes que surgen de forma espontània en cualquier conversación. También pizarras llenas de ecuaciones ininteligibles, simbolismos vacuos —propios de quien confunde la música y la partitura—, sinsentidos, existencias rutinarias y dos preguntas recurrentes que nadie acierta a contestar: qué son las matemáticas, para qué sirven.

La vida de Evariste Galois viene a desmentir cualquier lugar común. Vivió y murió, sin haber cumplido los veintiún años, como un romántico. Su biografía compite en misterio con la de Byron, Espronceda, Larra o Shelley, algunos de sus coetáneos. Soñó otras matemáticas, que darían lugar con el tiempo al álgebra moderna; pero también una revolución social que mejorase la vida de los franceses.

DEL ARS RETORICA A LAS MATEMÁTICAS

Sigo pensando que Galois tiene más consistencia como protagonista de un relato de Borges que como ser histórico, pero lo cierto es que existió. Nació el 25 de octubre de 1811 en un pueblecito de los alrededores de París, Bourg-la-Reine, que durante la Revolución Francesa se había llamado Bourg-Egalité. Su padre, Nicolas-Gabriel Galois, dirigía un prestigioso liceo y llegó a ser alcalde; en su tiempo libre, escribía versos y comedias satíricos. Su madre, Adélä'ide-Marie Demante, se había educado como un griego, y su sólida cultura le permitió enseñar a sus hijos durante los primeros años. No sería hasta los doce cuando sus padres internaron a Galois en el centro Louis-Le-Grand, donde habían crecido figuras tan dispares como Víctor Hugo y Robespierre. Precisamente allí, su dominio de los clásicos le valió un premio y varias menciones honoríficas. La vida en el colegio se hallaba a medio camino entre
un régimen carcelario y la disciplina propia de los campaments militares: los estudiantes dormían en barracones de alrededor de cincuenta camas, apenas separadas por un metro, sin calefacción en los inviernos parisinos; y el trabajo
comenzaba a primera hora del día, a toque de campana. Prácticamente todo —las oraciones, el estudio matutino o las clases, donde el profesor vigilaba concienzudamente a sus alumnos desde un púlpito— debía transcurrir en riguroso silencio; sólo después de comer, durante menos de media hora, podían conversar los estudiantes o pasearse por el patio. Cualquier institución de estas características es antes que nada un hervidero de jóvenes rebeldes. Entre ellos estaban representadas todas las fuerzas políticas: los simpatizantes de la monarquía y sus acérrimos opositores. Sin embargo, en un banquete al que fueron invitados los setenta y cinco mejores alumnos, ninguno respondería al brindis del director en honor del rey, lo que supuso su expulsión inmediata.
En su primer boletín de notas, sus maestros reconocían en Galois "cierta inteligencia" y dominio de las lecciones, al tiempo que resaltaban su carácter original y extravagante: "En cuanto a sus cualidades personales, son bien difíciles de definir. No es malo, pero es criticón, singular y hablador, le gusta llevar la contraria y hacer rabiar a sus compañeros". Había protagonizado un incidente con la dirección del centro, que le obligó a repetir curso, contra la voluntad de su padre, al entender que su mente era demasiado joven para enfrentarse a las sutilezas del arte retórico. Pero sería esta circunstancia la que lo puso en contacto con las matemáticas.

UN MATEMÁTICO CREADOR
Un nuevo profesor y un libro de texto, los Eléments de géometrie de Legendre, despertaron el interés de Evariste por la asignatura. El manual cubría dos cursos completos de matemática avanzada, pero cuentan que Galois lo devoró en dos días, con la misma avidez de quienes buscan el desenlace de una trama folletinesca. Libros y profesores se han demostrado determinantes, en uno u otro sentido, en la formación de algunos de los mejores matemáticos de la historia. Casos extremos son el del joven Gauss, que dedujo la fórmula para la suma de progresiones aritméticas cuando su viejo maestro de escuela castigó a toda la clase a realitzar esta pesada cuenta: 1+2+3+.. .+100; o el de Ramanujan, un oficinista indio que, sin recibir educación alguna, a partir de la lectura de un manual básico, realizó algunos de los descubrimientos más emocionantes de su época, y que terminaría trabajando con el gran Hardy en elTrinity College de Cambridge.
Parece que las matemáticas cambiaron la conducta de Galois, pues los nuevos informes ya no se limitan a señalar cierta extravagancia permisible, sino "una conducta decididamente muy mala, un carácter poco abierto". "Lo domina el furor por las matemáticas", escriben sobre él. Su professor reconoce inteligencia y progresos sobresalientes, pero también una "insuficiencia de método" que lo perseguirá el resto de su vida. Late aquí la distinción entre dos modos de entender esta disciplina, que es también la diferencia entre los matemáticos que se apartan de la ortodoxia para abrir Nuevos caminos, y los que, con un dominio aplastante del método, perfeccionan y formalizan los campos ya existentes. Durante un par de décadas, hacia la mitad del siglo xx, parecía que la matemática había entrado en un camino sin retorno hacia la segunda opción, de la misma forma que el rector de Harvard tenía por costumbre recibir a sus estudiantes de finales del XIX diciéndoles: "Todo está inventado en física: sólo falta perfeccionar algunos cálculos".
Sin embargo, el motor de progreso de las matemáticas es la resolución de problemas, y resolver problemas no es tanto una cuestión de dominio técnico como de imaginación. Galois pertenecía claramente al primer grupo: desde pequeño se criticó en él una ambición desmedida de originalidad. Así, en la lectura del libro de Legendre, no se dedicó a la monótona repetición de ejercicios y al aprendizaje memorístico de reglas como el resto de sus compañeros, sino a buscar demostraciones alternativas a los teoremas allí enunciados y a tratar de resolver algunos problemas abiertos desde hacía siglos. Pronto el libro se le quedó corto, y pasó a leer los textos de los grandes matemáticos de la época casi al mismo tiempo que los escribían. Lo suyo no era imitación, sino creación, en un sentido no diferente del que esta tiene en el arte y la literatura.

EL RECHAZO DE LA ACADEMIA
En junio de 1828, Galois trató de entrar en la Escuela Politécnica. Había sido fundada por Gaspard Monge y muchos científicos de la camarilla napoleónica, cuyo imperio también fue, en palabras de Sánchez Ron, "el imperio de las ciencias". Pronto se convirtió en el centro más prestigioso de Francia: Galois debió de considerarlo a la altura de sus necesidades, pero se presentó a las pruebas de ingreso sin seguir la preparación habitual y suspendió. De vuelta
al liceo, el profesor Richard, cada vez más consciente de su talento, le propone algunos problemas que resolverá en un artículo publicado en la revista Anuales de Mathématiques al año siguiente. Fue seguramente en esa misma primavera
cuando comenzó a reflexionar sobre el tema que le haría pasar a la historia: la resolución de ecuaciones polinómicas.
El problema consistía en caracterizar qué ecuaciones pueden resolverse mediante una fórmula en la que solo intervengan sumas, restas, multiplicaciones y raíces de índice menor o igual que el grado de la ecuación. La fórmula para la ecuación de segundo grado —aquel "menos b más menos la raíz cuadrada de b al cuadrado menos cuatro a c, partido por dos a" que recitábamos en el colegio— ya era conocida por los babilonios. En el Renacimiento italiano, Cardano y Tartaglia, este último apodado así por su tartamudez, hallaron una más compleja para resolver la de tercer grado, que les valdría un buen sobresueldo en las justes matemáticas de la época. Se había encontrado también la que solucionaba la ecuación cuártica, pero hasta la fecha nadie había sido capaz de hacerlo con una de grado cinco ni superior. Galois demostraría que no existe; lo hizo al mismo tiempo —pero de forma más completa— que un matemático noruego, Abel, muerto a los veintisiete años de
tuberculosis. Era este un final inesperado para el problema, ya que en lugar de considerar el camino seguido incorrecto e intentar encontrar otro válido, se demostraba de forma definitiva que llegar al resultado era imposible. La grandíssima aportación de Galois sería introducir algo totalment ajeno al problema para resolverlo: una estructura nueva llamada grupo, que daría lugar, como hemos señalado, al álgebra moderna, y por la que se explican fenómenos tan variados como las redes cristalográficas de un mineral, algunos
trucos de cartas e incluso que sólo existan diecisiete formas distintas de embaldosar un suelo, ¡todas ellas presentes en la Alhambra!
Con sus descubrimientos, Galois redactó dos memorias que quiso dirigir a la Academia de Ciencias para facilitar su ingreso en la Escuela Politécnica. El procedimiento habitual consistía en someter los textos al juicio de uno de sus miembros destacados que, si los consideraba valiosos, los exponía al resto. Galois eligió a Augustin-Louis Cauchy para esta tarea, sin saber que era costumbre suya perder los trabajos presentados y no ocuparse de ellos. Había ocurrido ya con Abel y se repitió con nuestro personaje: tres un primer examen conjunto de las memorias, seguramente porque no las entendían, los miembros de la Academia delegaron en Cauchy el juicio final. Se las llevó a casa con el pretexto de estudiarlas con atención, pero como era previsible, su vergonzosa falta de ética no sólo le hizo aplazar en varias ocasiones el dictamen sobre el manuscrito, sino impedir que Galois recuperara nunca los originales.

DESGRACIA LLAMA A DESGRACIA
El verano de 1829 cambió la vida de Galois. "Desgracia llama a desgracia" bien podría ser, sin mala literatura, su emblema a partir de entonces. Primero fue el suicidio de su padre y luego el no definitivo en la Escuela Politécnica. La Iglesia envió a Bourg-la-Reine a un sacerdote que ràpidament comenzó a conspirar con los sectores más reaccionarios del pueblo para privar de su puesto de alcalde al padre de Galois. En vista de que los argumentos esgrimidos no funcionaban, decidió redactar y distribuir un manojo de epigramas satíricos, burlas contra gran parte de los habitantes, con la firma de Nicolas-Gabriel. La persecución en un ambiente social tan asfixiante tuvo que ser devastadora. Quizá no sea otro el origen de la pasión por la política, de la lucha por la justicia en sentido caballeresco que alimentaría a Galois los años siguientes. Con el suceso aún muy reciente, nuestro protagonista quiso presentarse de nuevo al examen de ingreso. Esta vez sería rechazado por arrojarle un borrador a uno de los examinadores, de corta inteligencia, que no cesaba de poner pegas a su desarrollo heterodoxo de la teoría de los logaritmos.
Con su familia acuciada por problemas económicos, Galois se dispuso a conseguir una de las becas de la Escuela Preparatoria, de nivel muy inferior y dedicada sobre todo a la formación de docentes. Es de imaginar la sonrisa burlona, no exenta de resignación, con la que escribiría estas palabras al solicitar su ingreso: "Las esperanzas que me han hecho concebir en esta dirección no han podido cegarme sobre mi verdadera vocación, y no puedo sino arrepentirme de no haberme inscrito en la época prescrita para la Escuela Preparatoria". Por esa misma época, Galois tuvo una nueva oportunidad de dar a conocer sus resultados, esta vez en un gran premio de matemáticas que la Academia convocó, y que luego fallaría a título postumo a favor de Abel, en pago de ciertas deudas de honor contraídas con el noruego. Fourier, un miembro del jurado, se llevó a casa los manuscritos de Galois, pero murió durante esos días. Nadie se molestó en dar al joven la oportunidad de presentarlos de nuevo, ni en comunicarle, más adelante, que la pérdida de los trabajos supuso su exclusión del concurso. Por desgracia, el ninguneo a quienes se apartan del magister dixit y la poca consideración hacia cualquier idea nueva que alguien más joven que ellos pueda aportar siguen siendo moneda común entre los académicos más rancios.
En contrapartida, a lo largo de ese curso y el siguiente, Galois encontró su primer amigo y se enamoró de una mujer llamada Stéphanie. Auguste Chevalier —que más tarde movería cielo y tierra por ver publicadas las investigacions de nuestro protagonista— y su hermano Michel eran también alumnos de la escuela. Pronto se encargaron de hacer de cicerones de Evariste en la Sociedad de Amigos del Pueblo; fue a través de ellos como entró en contacto con las ideas del socialismo utópico de Saint-Simon. Ninguno de los tres pudo participar, sin embargo, en las algaradas callejeras del verano de 1830, pues la mañana en que la Joule rodeó la escuela al grito de "¡Abajo los Borbones!", su director mandó cerrar las puertas e impedir la salida de los estudiantes. Así, Galois, para el que, como venimos observando, la vida contemplativa en cualquiera de sus ámbitos era inferior a la acción directa, tuvo que presenciar la revolución desde la ventana. No es mala imagen de lo que fue su vida: la de un hombre tras un cristal que lo separa de un mundo al que podría hacer importantes contribuciones.
Es este el inicio de una larga disputa entre Galois y el director de la Escuela Preparatoria, que terminaría con su expulsión en diciembre de ese mismo año. Fue entonces cuando publica una carta iluminadora sobre la enseñanza de las ciencias, de la que bien merece la pena reproduir algunos fragmentos:
De entrada, en las ciencias, las opiniones no cuentan para nada; los puestos no tendrían que ser la recompensa de una u otra manera de pensar en política o en religión. [...] Empecemos por los colegios; en ellos, la mayor parte de los alumnos de matemáticas se dirigen a la Escuela Politécnica [...] ¿Se procede de forma que el razonamiento se vuelva para ellos una segunda memoria? ¿No hay, por el contrario, cierto parecido con la forma en que se enseña el francés y el latín? [...] ¿Hasta cuándo los pobres jóvenes estarán obligados a escuchar o repetir todo el día? ¿Cuándo se les dejará tiempo para meditar sobre ese montón de conocimientos, para coordinar esa multitud de proposiciones sin continuación, de cálculos sin relación? [...] Mientras que se omiten las proposiciones más simples y más brillantes del álgebra, se demuestra con gran coste de cálculos y con razonamientos siempre largos, y a veces falsos, corolarios cuya demostración se hace por sí sola. [...] La causa del mal hay que buscarla en los libreros: quieren volúmenes gruesos, porque cuantas más cosas hay en las obras de los examinadores, más seguros están de hacer una venta fructuosa. [...] Estamos en lo cierto si decimos que se ha fundado desde hace unos años una nueva ciència que consiste en el conocimiento de cosas absurdas y de las preferencias científicas, de las manías y el humor de los señores examinadores.
Muchos suscribiríamos hoy en día las palabras de Galois: poco ha cambiado en un sistema en el que la mayor parte de las veces pensar está prohibido. El tendría ocasión de poner en práctica sus métodos e ideas sobre la enseñanza de las matemáticas en un curso que anunció en la Gazette. Se trataba de una serie de lecciones de álgebra, casi todas inéditas, que daría una vez por semana en una librería de los aledaños de la universidad. Al inicio del curso, conocidos y familiares ocupaban las plazas, pero Evariste tuvo que ser testigo de cómo iba perdiendo lentamente todos sus alumnos; terminó dando clases particulares a estudiantes rezagados que, si bien lo ayudaban a subsistir, desde un punto de vista matemático no tenían interés alguno.

ESTANCIA EN LA CÁRCEL
En mayo de 1831, la Sociedad de Amigos del Pueblo convocó un banquete en honor de los diecinueve detenidos por las revueltas del verano anterior, que acababan de ser absueltos tras un largo proceso judicial. Dumas dejaría constància en sus memorias de que "hubiera sido difícil encontrar en todo París doscientos comensales más hostiles al gobierno". Durante la comida, Galois propuso un brindis, cuchillo en mano, por Luis Felipe, gesto que se extendió con rapidez por el resto de las mesas. Al día siguiente, la policía política, que había infiltrado confidentes, se presentó en su casa para detenerlo por apología del regicidio; sería absuelto, sin embargo, al aducir que la segunda parte de su brindis —"si traiciona"— no había podido oírse entre el griterío del local.
No duró nada su vida en libertad: apenas dos meses después, el día del aniversario de la toma de la Bastilla, fue de nuevo detenido, esta vez por vestir el uniforme de la artillería de la Guardia Nacional y llevar armas prohibidas. Pasaría en la cárcel casi un año. En un principio, trató de aprovechar la estancia en prisión para poner en orden sus descubrimientos y redactar los correspondientes artículos, pero el enclaustramiento lo afectó más de lo que pensaba, y fue allí donde tuvo noticia de que la Academia finalment se había pronunciado en contra de sus investigaciones. Su hermana recuerda haber visto en sus ojos a un hombre de cincuenta años, envejecido a marchas forzadas y cansado de vivir. En la primavera del año siguiente una epidèmia de cólera se extendió por toda Francia: el número de muertos aumentaba vertiginosamente cada semana, y las clases acomodadas se fueron desplazando de París a la campiña. Las cárceles representaban un foco muy propicio al contagio; por eso se decretó que jóvenes y enfermos fueran trasladados a otros centros en los que, bajo su palabra, terminarían de cumplir la condena. Galois fue a parar a la casa de salud Sieur Faultrier, donde se enamoró de Stéphanie, la hija del médico que la regentaba. Los únicos testimonios de su relación son dos cartes que Galois primero destruyó en un ataque de ira, y luego —quizá tras darse cuenta, con Joan Margarit, de que "el ruido de ciudad en los cristales / acabará por ser tu única música, / y las cartas
de amor que habrás guardado / serán tu última literatura"—volvió a copiar, imitando la letra de la chica y llenando los márgenes de anagramas donde las iniciales E y S aparecían entrelazadas.
La ruptura fue dolorosa para nuestro protagonista. Stéphanie le escribe: "Por favor, rompamos nuestras relaciones. No tengo ánimo para proseguir una correspondència de esta naturaleza, aunque me esforzaré en reunir el suficiente para conversar contigo como lo hacía antes de que nada sucediera".Y él pregunta a su inseparable Chevalier, cargando las tintas: "¿Cómo puedo consolarme cuando, en un mes, he agotado la más rica fuente de felicidad que puede tener el hombre, cuando he agotado sin felicidad, sin esperanza, cuando estoy cierto de haberla secado de por vida", para terminar confesando que "hay seres destinados quizás a hacer el bien, pero a no disfrutarlo nunca. Creo ser uno de esos".

"NO TENGO TIEMPO"
No es esta, sin embargo, la carta más famosa de cuantas escribió. El 29 de mayo, otra misiva dirigida a Auguste comenzaba diciendo:
Querido amigo, he hecho en análisis muchas coses nuevas. Unas tienen relación con la teoría de las ecuaciones; las otras con las funciones integrales. En la teoría de ecuaciones, he investigado en qué casos las ecuaciones eran resolubles por radicales; lo que me ha dado la ocasión de profundizar en esta teoría y describir todas las transformaciones possibles en una ecuación, incluso cuando no es resoluble por radicales. Se podría hacer con todo esto tres memorias. La primera está escrita; y, a pesar de lo que ha dicho Poisson sobre ella, la mantengo con las correcciones que le he hecho. La segunda contiene aplicaciones bastante curiosas de la teoria de ecuaciones. He aquí el resumen de las coses más importantes.
Siguen ocho páginas de testamento matemático, escritas en el transcurso de una noche; en ellas, con letra casi indescifrable, movido por la agitación de quien corre sin volver la vista atrás, Galois resume los teoremas y proposiciones que ha conseguido probar hasta el momento. Los márgenes están llenos de anotaciones y dibujos, algunas convertidas en gritos desesperados: "¡Liberté, egalité, fraternité!" es uno de ellos; un angustiado "No tengo tiempo" se repite en varias páginas. Apenas unas horas más tarde, una bala le atravesó el abdomen y lo dejó malherido a las afueras de París. En el hospital, no quiso recibir la extremaunción, poco antes de morir en brazos de su hermano Alfred, que en el amanecer del 31 de mayo escucharía sus últimas palabras: "No llores, me hace falta todo el ánimo para morir a los veinte años". Después de la carta a Chevalier, había enviado otras dos "a todos los republicanos"—más de tres mil se reunieron dos días después para despedirlo en el cementerio de Montparnasse—, y a sus amigos Napoleón Lebon y Vicent Duchâlet, a quienes explicaba:
He sido provocado por dos patriotas. Me es impossible rehusar. Os ruego vuestro perdón por no habéroslo dicho. Pero mis adversarios me han exigido palabra de honor de no informar a ningún patriota.Vuestra tarea es sencilla: demostrad que he de combatir contra mi voluntad, tras haber agotado todos los medios de reconciliación posibles; decid si soy capaz de mentir ni siquiera en lo más baladí. Por favor, guardad mi recuerdo, ya que el destino no me ha dado vida bastante para ser recordado por mi patria. Muero amigo vuestro.
Quedan muchas dudas todavía sobre el duelo en que murió. En la carta dirigida a sus correligionarios políticos, se excusa por hacerlo "víctima de una infame coqueta", —tal vez la propia Stéphanie, que se casaría por esas fechas con un profesor de literatura—; pero en el hospital confiesa a su hermano haber sido asesinado por un miembro de la policía política. Se especuló también, desde el principio, con un posible suicidio encubierto, en el que uno de los camaradas de nuestro protagonista lo habría matado a petición suya; un periódico progresista de Lyon, por ejemplo, publicaba: "El joven Evariste Galois se ha batido con un viejo amigo suyo, un hombre muy joven, como él, y miembro de la Sociedad de Amigos del Pueblo. Cada uno de ellos estaba armado con una pistola y ha hecho fuego a bocajarro. Sólo una de estas armas estaba cargada". Dumas llega a poner nombre al contrincante, ficticio o no: se trataría de Pescheux d'Herbinville. Pero esto poco o nada aporta a nuestra historia: la muerte de Galois, como la de otros grandes hombres, nada en la bruma de las hipòtesis incontrastables.
Más importante aún que la reconstrucción fiel del suceso es esta otra pregunta: qué hubiera sido de las matemáticas con un Galois muerto, como Gauss, a los ochenta años. Quizá, de haber seguido con una producción matemàtica del mismo nivel, los estudios universitarios de esta disciplina no durarían cinco, sino seis o siete años. Cabe también la posibilidad, por el contrario, de que en aquella "noche interminable" un sol reventara dentro de Galois; tal vez, como al músico que encuentra los últimos compases de una pieza en la que lleva años trabajando, y luego muere, las musas lo llevaran a dar lo mejor de sí. Movido por las circunstancias, en alguna ocasión rechazó la gloria: "Estoy desencantado de todo, incluso del amor a la gloria" —afirmación que habría seducido al Cernuda de "Abajo todo, todo, excepto la derrota". Pero lo cierto es que su tránsito a la triste ribera de Aqueronte fue también un viaje al otro lado de los sueños, desde donde aún sonríe a todos los perseguidores de utopías.1


1 NOTA BIBLIOGRÁFICA. Cualquier bibliografía sobre la vida de Galois dista mucho de ser exhaustiva. Su figura ha atraído no sólo a matemáticos de todo el mundo, sino también a escritores e historiadores de la ciencia. En español, sin embargo, la única biografía de la que tengo noticia es Galois. Revolución y matemáticas, de Fernando Corbalán (Madrid: Nivola, 2000), de la que he tomado algunas de las citas que aquí reproduzco. Todos sus escritos aparecen recogidos en el volumen Écrits et mémories mathématiques d'Évariste Galois (édition critique intégrale de ses manuscritres et publications, par Robert Bourgne et J.- P. Azra), Paris: Gauthiers-Villars, 1962, que contiene, entre otras cosas, una edición facsímil de las cartas escritas antes de su muerte. La major introducción a sus aportaciones matemáticas la proporciona Ian Stewart en Galois Theory, Chapman & Hall, 1998

Dentro de unos años


Dentro de unos años, cuando todo este cúmulo de recortes, corrupción, desprestigio, mercado puro y duro que desprecia a las personas, lamentos, caos y especulación sea sólo historia, podremos cantar -otra vez- a Pablo Milanés:

Retornarán los libros, las canciones
que quemaron las manos asesinas.
Renacerá mi pueblo de su ruina
y pagarán su culpa los traidores.

Y pisaremos las calles nuevamente simplemente por el placer de pasear.

La crisis oculta


Ya sabíamos que la elección -por gracia divina del divino dedo de Rajoy- de Alberto Fabra como relevo del "curita" y "amiguito del alma" Francisco Camps, tendría consecuencias mucho más allá del cargo de Presidente. El descenso sin paracaídas de Alberto Fabra al sillón presidencial venía bien envuelto en papel celofán de alegres colores que escondían varios regalos envenedados:
  1. La situación económica del P. Valencià es mucho peor de lo que Camps y sus consellers nos habían estado diciendo durante tota lalegislatura anterior. Después de 16 años de (des)gobierno, el Partido Popular no ha tenido másremedio que reconocer su fracaso como gestor de una crisis que se ha llevado por delante no sólo la imagen idílica que habían vendido de la comunidad, sino los instrumentos financieros para sostenerla (CAM, Bancaja y Bco de Valencia), los escasos recursos económicos que se tenían, gran parte del tejido empresarial de pequeño y mediano comercio y, fundamentalmente, la fiabilidad que buscan los sectores inversor y empresarial para el desarrollo económico.
  2. La corrupción, aún a pesar de la absolución de Camps y Costa, se extiende como plaga entre grandes sectores del partido del gobierno, con gran repercusión en los medios de comunicación. La trama Gürtel y la posible financiación del partido, con ramificaciones en Castilla y Baleares, el caso Nóos, EMARSA y las rumanas expertas en lenguas vivas o sobrecostes escandalosos en obras faraónicas, son solo los exponentes más claros del concepto y la sensación de impunidad que, tras largos años de mayoría absoluta, tienen del ejercicio del gobierno algunos dirigentes del PP, con el necesario silencio cómplice de otros muchos. Miembros del gobierno de Camps, altos cargos de designación como personal de confianza de alto rango estan inmersos en multitud de investigaciones por parte de la justicia, poniendo a Valencia como paradigma, estatal e internacional, de la mala praxis política del Partido Popular.
  3. El grupo parlamentario del PP en les Corts está formado a imagen y semejanza de Francisco Camps. Y aunque en ese partido las filias y las fobias cambian rápidamente en función de quien ostente el poder, Fabra no cuenta con respaldo signiificativo dentro del parlamento valenciano. La crisis de gobierno que acometió ha sólo sirvió para cambiar el círculo más cercano a su gestión como presidente, pero no ha evitado las políticas y las praxis instaladas en el parlamento valenciano y en el propio partido. Salvo gestos para la galería, Fabra sigue siendo, por acción o por omisión, cómplice del oscurantismo y las prácticas oscuras que han caracterizado la gestión de Camps.
  4. El próximo congreso del PP valenciano representará la visualización de la crisis interna del partido. La probable designación de Serafín Castellano, pieza clave de los gobiernos de Zaplana, Olivas y Camps (vaya trio!), como número dos del partido no es sino la confirmación de las escasas fuerzas internas con que cuenta Fabra y la necesidad de afianzar su situación sobre el poder residual de Camps. Los damnificados que buscan situarse en la esfera cercana a Fabra, como lo habían estado con Camps, los mismos que saludaban burlones a la gente en la puerta del Tribunal de Superior de Justicia en el juicio a Camps, se verán relegados a su pesar a meras comparsas; Rita Barberá y Alfonso Rus perderán su influencia mesiánica sobre el Molt Honorable y es de esperar una reacción política pública de alto calado.
  5. La situación económica y los resultados de Andalucía y Asturias no invitan precisamente a plantearse un escenario de elecciones autonómicas anticipadas. Si el congreso del PP de este fin de semana otorga a Fabra capacidad de maniobra y de decisión suficiente es probable que aguante la legislatura entera esperando los anhelados brotes verdes. Pero si el resultado no es tan amplio como espera y las imputaciones por el caso Gürtel y la presunta financiación del partido, además de la gestión en las bancas y cajas valencianas, continua salpicando su gobierno es posible que vayamos a un adelanto electoral que le permita renovar el parlamento a su gusto y romper, al menos visualmente, con el pasado campsista.
  6.  
    Al tempo

In memorian


 

Una gran diva, una gran mujer .... a bailar por ella!!!!

Los medios para el fin


Dicen que en política y en la guerra todo vale. Quizás sea cierto o probablemente no haya una respuesta única, universal, para la ingente cantidad de preguntas y ocasiones en las que deberíamos plantearnos esa cuestión.

Rita Barberá cometió el sábado una grandísima imprudencia al permitir -no se si estaría incluso mejor dicho, al fomentar e impulsar- una mascletà en la plaza del ayuntamiento sabiendo que la manifestación (legal) del 15M pasaría por allí. La señora alcaldesa tiene todo el derecho del mundo a permitir, autorizar o denegar aquello que, de acuerdo a la ley, le está permitido hacer; y tanto derecho tiene a que los fieles del santo o santa de turno celebren la ocasión con una mascletà, como los manifestantes a conmemorar su primer aniversario de movilizaciones: todos son ciudadanos ejerciendo sus derechos y Barberá debería ejercer de alcaldesa de todos ellos en estas ocasiones.

Es evidente que Rita Barberá y su equipo de gobierno son mucho menos que mediocres gestores de la ciudad, incapaces de goberrnar para alguien más que sus acólitos y mantenidos e incapaces de mantener el pulso con la oposición, especialmente la de Compromís. El hecho de ser capaz de pensar y ejecutar la acción de montar un espectáculo pirotècnico en pleno paso de la manifestación, sin las vallas protectoras necesarias y sin -qué casualidad- la presencia de la policía necesaria para garantizar la seguridad de la gente, demuestra el alto grado de infantilismo e inconsciencia con el que actúa como máximo representante de la ciudad de Valencia; además de demostrar su evidente falta de sentido común y respeto por sus propios vecinos, lo que debería ser motivo de incapacidad permanente para gobernar. Evidentemente, de quien ha negado tantas veces como se ha pedido que se investiguen y depuren las responsabilidades sobre el accidente de metro en Valencia no se podía esperar más. Será que las mayorías absolutas les elevan y ciegan tanto que dejan de ver los cadáveres que estan en su paso.

Sin embargo, todas estas actuaciones, en las que falta mencionar la responsabilidad del concejal responsable de Protección Civil y de Policía o de la delegada del Gobierno Paula Sanchez de León, llena toda ella de gracia y atino político, no justifica, a mi juicio, una acción tan irresponsable y peligrosa como acceder al recinto donde se estaba montando la mascletà. No se si, como me han sugerido, había policía infiltrada preparada para provocar "la invasión" de la plaza; no se si surgió espontáneamente o si fue fruto de la indignación. Pero la ciudadanía, la que no comparte valores y actitudes de la derechona caduca y rancia que representan Barberá y su partido, la que debe ser germen y caldo de cultivo de un necesario cambio radical, profundo y permanente en las relaciones económicas y sociales, en la manera de entender qué somos y cómo debemos ser para poder vivir como seres humanos, no debería caer ni responder en las míseras provocaciones de abotargadas momias políticas. Decía Ghandi que la violencia es el miedo a los ideales de los demás. No podemos ni debemos tener miedo a lo que representa Barberá o Rajoy o Merkel porque no son nada más que carcasas vacías, marionetas de otros poderes a los que hay que combatir con inteligencia, coherencia, solidaridad, ejemplaridad y, fundamentalmente, ética y respeto.
A pesar de la alcaldesa, por mucho que le duela y le frustre a ella y a los suyos, las calles, las plazas y las grandes avenidas y alamedas siguen abiertas y han sido, son y serán siempre nuestras.

Querido señor Presidente: es usted un hijo de puta. Usted y sus ministros





Querido señor Presidente: es usted un hijo de puta. Usted y sus ministros. Se lo digo así, de entrada, porque sé que nunca va a leerme, como nunca lee usted libros, ni nada más que periódicos deportivos como usted mismo ha confirmado, jactándose, como buen español de ser un ignorante. No se engañe, por eso lo han votado tanta gente. Perdonen los demás el exabrupto, pero es que está demostrado que somos lo que nuestros padres nos han educado, y si usted y sus ministros son como son, es porque sus madres muy bien no lo han hecho. A pesar de los colegios de pago, de pertenecer a la oligarquía de épocas dictatoriales, etc.
Verá usted, señor presidente. Lo que más me molesta no es que usted sea un bastardo malnacido, sino un ignorante, y sobre todo un mentiroso. Se presentó a unas elecciones diciendo que no haría cosas que ahora hace. Dijo hace tiempo que la posibilidad de una amnistía fiscal le parecía injusta y absurda, y no ha tardado ni tres meses en recurrir a esta medida de forma injusta y absurda, como señala el diputado de IU Alberto Garzón al que usted y sus secuaces ningunean como a cualquier otro que no sea seguidor suyo. Ésa es la democracia que ustedes entienden, ignorar a los representantes de la ciudadanía que no les afín. Usted dijo que la Sanidad y la Educación no se tocaban, y la han tocado pero bien. A la banca nada, y eso que los grandes expertos en economía señalan que, o le metemos mano a sus amigos de las finanzas, o nos vamos a pique 

Le voy a explicar unas cuantas cosas dado que usted es un ignorante que lee prensa deportiva en lugar de libros de historia, economía o política. Durante los años 20 hubo gente que tuvo la genial idea de crecer mucho, por encima de sus posibilidades como ahora tienen ustedes tan de moda decirnos. Tanto que incluso a Churchill, para salir de la situación de postguerra, se le ocurrió revalorizar la libra, lo que trajo bajada de sueldos y aumento de las horas de trabajo. No sólo no se creció por encima de lo esperado sino que destruyó la posibilidad de crear un modelo sostenible de crecimiento basado en el consumo, lo que permite terciarizar una economía y hacerla verdaderamente competitiva. Eso es ser un país desarrollado y no ganar mundiales de fútbol. Cuando llegó la crisis del 29 y la posterior recesión mundial en los 30, en un país tan poco sospechoso de socialista, comunista o lo que ustedes quieran, como EEUU, decidieron adoptar una cosa llamada New Deal, que consistió, entre otras cosas, en subir los sueldos y bajar las horas de trabajo. Como consecuencia, había más puestos de trabajo para cubrir esas horas de menos, y los que salían de su trabajo lo invertían en consumo, lo que reactivó la economía y permitió al país dar un definitivo empujón hacia arriba para salir victorioso de una Guerra Mundial que libró en tres continentes. 
Por si usted no lo sabe, las medidas que está ejecutando han conseguido lo contrario. Hablo en pasado porque tal vez no lo sepa, pero no hay nada nuevo en los famosos "recortes". Argentina, Chile, Polonia, Rusia y así hasta un largo etc de países engrosan una horrible lista de fracasos de las políticas neoliberales de Milton Friedman y el Consenso de Washington que desde los 70 llevan intentando hacernos creer que sumergir a un país en el shock económico es una salida a la crisis. Jamás las medidas de la Escuela de Chicago han funcionado. Jamás un país ha salido de la crisis de esa forma. Jamás una sociedad se ha beneficiado de ello. Por el contrario, ha generadosuicidios, deterioro del Estado del Bienestar (que ustedes insisten en decir que se ha terminado mientras vemos cómo crece y se desarrolla en otros países de nuestro entorno) y ha destruido el futuro de numerosas generaciones.

Usted miente, señor Presidente, y es sumamente peligroso. Porque el anterior era un inútil, pero usted es un pirómano en mitad de un incendio. El otro creía vivir en el País de las Maravillas y usted nos está sumiendo en el País de los Horrores. Toda política fiscal que no se base en la generación de riqueza, toda medida relativa al empresariado que no atienda prioritariamente a las empresas que cotizan más del 60% de sus ganancias en forma de sueldos e impuestos en España (y no Repsol, que solamente invierte un 20% y ahora la defienden como española; hay empresas extranjeras que reparten más beneficios al conjunto del país), todo lo que no sea alumbrar un futuro basado en la investigación y no en el trabajo precario, es destruir el futuro del país. A usted y sus secuaces se les llena la boca diciendo que hay que fomentar el emprendedorismo, y en lugar de ello desarrollan un plan basándose en los ideales especulativos de los dirigentes de la CEOE cuyo historial de empresas arruinadas por la especulación de la que ellos salen indemnes mientras el Estado se hace cargo de los parados que dejan es absolutamente bochornosa. Eliminan de todo plan de emprendedores la posibilidad del emprendedor social y generan únicamente una nueva casta de tiburones amparados en una reforma laboral neofeudal. 
Ustedes se olvidan que los países desarrollados como EEUU, Alemania, Francia, etc., invierten entre el 2'6 y el 3'4% del PIB en I+D+I. España no sólo necesita un esfuerzo superior (en torno al 6%) para ponerse a su altura sino que ustedes nos bajan la inversión del 1'3% al 0'9%. Para entendernos, usted que sólo lee sobre deportes, es la diferencia entre inventar un coche, y fabricarlo. Quien lo inventa tiene los beneficios de todos y cada uno de los coches que se venden. Quien lo fabrica sólo de las unidades que salen de su fabrica. ¿Dónde se inventan los coches? En Alemania, por citar un caso. ¿Dónde se fabrican? En España, Polonia o Rumania. Es evidente de quiénes estamos más cerca, pues. Al darle el hachazo que usted le ha dado a la investigación nos condena a ser un país de camareros, portaequipajes, y por supuesto de trabajadores poco o nada cualificados que trabajemos para empresas extranjeras a sueldos miserables mientras tenemos la moneda de los países con mejor calidad de vida. Si seguimos en el euro es para vivir como ellos, no para que ustedes nos hagan vivir como en Botsuana con precios de París.

Usted nos está suicidando económicamente. Tal vez no sepa quién es Paul Kruggman, pero es Premio Nobel de Economía. Para él es evidente que usted nos miente o no quiere darse cuenta de que no estamos ni siquiera en recesión, sino en fase de depresión, y sus medidas nos hunden cada vez más. Ha aceptado ser el banco de pruebas del FMI, cuyas medidas ya arruinaron a varios países, pregunte si no por Grecia o Italia donde están fracasando estrepitosamente. Usted no le dice a la gente que estamos metidos en una III Guerra Mundial cuyas armas no son de fuego, sino que tienen a forma de experimentos socio-económicos, donde los tanques son agencias de calificación de la deuda, donde los países utilizan a los ciudadanos para intereses ajenos a estos, y donde, al final, la gente está muriendo y sufriendo, como en cualquier guerra. Usted nos dice que es bueno meter a cuarenta alumnos por clase, que es bueno que haya menos profesores, menos médicos, menos atención sanitaria, y a veces pienso que simplemente usted es gilipollas, que no puede ser que actúe con maldad. Y créame, lo sigo pensando. Los malos seguramente son otros, usted no tiene la inteligencia suficiente para darse cuenta de todo eso. Sí la tiene, en cambio, para saber que todo esto puede traer revueltas sociales, agitación en la calle. Por eso va a aprobar una medida por la cual será terrorismo  y condena criminal resistirse a la voluntad del Gobierno expresada en sus brazos de coerción, es decir, al policía. Como yo le estoy diciendo esto, seguramente me acusará de terrorismo por incitar a la gente a decirle a usted las verdades a la cara.

Señor Presidente, usted no quiere decirlo porque la Führer Merkel le amenaza desde el IV Reich que se ha instalado. No es una exageración, oiga, que lo dice hasta el Financial Times que como todo el mundo sabe es muy de izquierdas sin duda. Estamos metidos en mitad de una III Guerra Mundial, vuelvo a repetírselo, y no es una idea únicamente mía, sino de gente de esa que ha estudiado, tiene doctorados, ha dado clase en varias universidades, ha viajado por el mundo, ha leído mucho, mucho, habla varios idiomas, ha vivido diferentes procesos de crisis y recuperación, y a algunos también les gustan los deportes. Pero también ven que ustedes nos metieron una primera fase de Movimientos Financieros que ahogaron nuestra economía y ahora nos meten en una fase de Posiciones para hundirnos en el shock, en el miedo, en la angustia.

Solo le deseo que si algún día la sociedad se rebela, salimos a la calle, tomamos los poderes públicos, proclamamos una Asamblea Constituyente, convocamos un referéndum sobre la forma de Estado, disolvemos los partidos actuales y los obligamos a refundarse en partidos que atiendan a las ideologías políticas y no a las económicas, establecemos un sistema de elecciones realmente democráticas, nos salimos de la moneda alemana (llamada también euro) y establecemos pactos bilaterales con los países importantes, invertimos en educación e investigación. Si todo eso pasa y empieza con una mecha que la sociedad enciende. Si pasa y asaltamos su palacete en la Moncloa, ojalá usted esté ya camino del exilio en Berlín.

O lo va a pasar mal. Muy mal.

"Los recortes se aceptan por una de las fuerzas mas importantes de la humanidad, el miedo."

Previsiones de P. Krugman


Del blog de Ignacio Escolar:

En un breve artículo publicado hoy en su blog en el New York Times, el Nobel de economía Paul Krugman predice un tremendo escenario para los próximos meses en España y Europa:
1. Salida del euro de Grecia, probablemente en el próximo mes,
2. Retiradas masivas de dinero desde los bancos de España e Italia para llevar el dinero a Alemania.
3a. Tal vez, controles para prohibir transferencias de depósitos fuera del país y límites a las retiradas de dinero en efectivo.
3b. Alternativamente, o al mismo tiempo, inyecciones masivas de dinero del BCE a los bancos para evitar su colapso.
4. Alemania tiene dos opciones: aceptar inyecciones masivas de capital público en Italia y España, seguidas de una drástica revisión en su estrategia: básicamente, dar a España en particular alguna esperanza de que habrá un respaldo a su deuda para evitar que la prima de riesgo se dispare y también un objetivo de inflación para la eurozona más alto que permite hacer el ajuste de precios o…
4b. El fin del euro.

Se puede rectificar el terrible error de Europa. Recordemos 1931


  Simon Jenkins, periodista y actual colaborador de The Guardian, The Sunday Times y la BBC, fue director de The Times y The London Evening Standard.

13 de mayo de 2012


Escribo desde Norteamérica, donde quienes se preocupan por Europa sólo tienen una pregunta: ¿Qué demonios pasa? ¿Qué es esta "crisis del euro" que no parece terminar nunca? ¿Qué le ha sucedido a Grecia, Portugal, Italia, España, Holanda y ahora Francia? ¿Es que nos hemos vuelto todos locos?

El economista Paul Krugman tiene una respuesta. Sugiere que Europa está hoy repitiendo la década de 1930 "con una fidelidad cada vez mayor en los detalles". Los gobiernos, afirma él, están "cometiendo un suicidio económico". [1] Cuando todos los principios económicos piden al tesoro que recupera el crecimiento, gaste, estimule, hinche y reconstruya la confianza, abogan por una austeridad aun mayor y unos presupuestos equilibrados, empujando a sus economía hacia la recesión. Actúan así no porque crean que la austeridad va a generar crecimiento, actúan así porque son prisioneros de un dogma fenecido, el apuntalamiento del euro.

Nada resulta más espeluznante que leer las crónicas de la economía europea de entreguerras, especialmente el idealista año de 1925, el del  "espíritu de Locarno". Fue entonces cuando el canciller de Exchequer [ministro de Economía británico], Winston Churchill, reintegró a Gran Bretaña al patrón oro. Los salarios se verían obligados a bajar para poder competir con Norteamérica y se recuperaría la estabilidad económica de la preguerra. Keynes alegó que esto era una locura. La libra se encontraba sobrevalorada en un 10% y el resultado consistiría en "el bloqueo de las exportaciones, desempleo y huelgas".

Churchill se equivocó y Keynes acertó. Seis años después, un gobierno laborista en minoría topó con el desplome financiero y cayó. En el verano de 1931, con el capital huyendo del país y los banqueros gimiendo por la austeridad, se formó un gobierno de coalición nacional y súbitamente se vino abajo el patrón oro. La libra se deslizó de 4,85 dólares a 3.40. Pese a las previsiones de catástrofe, el clásico histórico de Charles Mowat [2] sobre el periodo registra que "apenas se movió una hoja". No hubo revolución en las calles, y la devaluación no suscitó mayor interés "que un estornudo casual". En cuatro años, la producción industrial británica había aumentado un 25%, mientras que el desempleo caía de 3 a 2 millones.

La historia rara vez se repite, pero sus lecciones, sí. El Banco de Inglaterra y el Tesoro se encuentran atrapados en una ortodoxia similar a la de sus antecesores de la preguerra. Sostienen que la inflación es la mayor maldición que puede aquejar a la economía británica, y esto incluso mientras planifican el mayor derrumbe de la demanda que haya sufrido Gran Bretaña desde la guerra. Cuando se avienen a imprimir más moneda a modo de expansión cuantitativa, no se atreven a dejar que se filtre al consumo por miedo a la inflación. No se arrugan ni siquiera cuando cierra una cuarta parte de las tiendas de la calle mayor.  Actúan como médicos que dejaran a los enfermos en la nieve para ver quién sobrevive. Pero le echan dinero a los banqueros amigos y ven cómo desaparece en las fauces de directores y especuladores de paraísos fiscales. Y reparten miles de millones para apuntalar un euro del que ni siquiera son miembros.

Keynes tenía razón en 1925, y demostró estar en lo cierto en 1931. Las tasas de cambio flexibles constituyen una forma más indolora de forzar a la baja los costes laborales y promover el comercio que la austeridad gubernamental. La inflación supone un modo mejor de aliviar la deuda. El remedio de una demanda deprimida consiste en un aumento de la demanda, es así de sencillo. El riesgo de inflación en Gran Bretaña es actualmente trivial comparado con el de deflación y recesión. Y la moneda de Gran Bretaña puede flotar por lo menos. Imaginemos lo que sería formar parte del euro y tener que comerciar afrontando una libra con un valor probablemente un 20% más alto que hoy.

Apenas pasa un mes sin otra crisis del euro y más imposición de austeridad. Es como si Keynes no hubiera vivido nunca. Sin embargo, el agua se resiste a correr monte arriba. Los países gravosamente endeudados necesitan desde luego reestructurar su sector público a largo plazo – y tienen planes plausibles para llevarlo a cabo – pero no pueden pagar la deuda, a corto o a largo plazo, cuando están en recesión. Aumentar el desempleo y suprimir la demanda impide el crecimiento y no le resulta a nadie útil.

Peor todavía, la austeridad prolongada está minando la misma autoridad que se requiere para ponerla en práctica. Y cuando caen los gobiernos, no puede aplicarse ningún paquete. El mes pasado se obligó a Grecia a una suspensión de pagos de facto. ¿Quién compraría hoy bonos españoles? ¿Qué valor tiene un ministro de finanzas holandés? ¿A qué precio la firma de Nicolas Sarkozy en un acuerdo de rescate? Mientras el euro mantenga aherrojada la economía continental en la austeridad, no conseguirá nunca estabilidad política o un retorno al crecimiento.

El euro fue un sueño de Locarno. Era el último grito del siglo XX, que contemplaba un hermoso orden nuevo en el que banqueros y hombres de negocios, trabajadores y campesinos, caminarían hombro con hombro, cantando la Oda a la alegría. Todos los costes laborales se equipararían. Se produciría una integración fiscal y regulatoria en todo el continente. El euro abriría las puertas a unos estados unidos de Europa. Irlanda y Grecia serían a Alemania lo que Nevada es a Nueva York.  El euro apretaría y ensancharía a los pueblos de Europa hasta que fueran uno.    

Este concepto de unión debe contarse entre los grandes errores de la historia. Como otras visiones pancontinentales, ha demostrado no poder competir con el fuste torcido de la humanidad europea. Sus acólitos no pueden soportar el revisionismo o tolerar la disidencia.  Han llevado a Grecia al caos y a España a una grave depresión, con la mitad de sus jóvenes en el paro. A los eurócratas no les importa. Sus ingresos están seguros. No hacen más que danzar en torno al euro y exigir su sacrificio en sangre. Harán de todo, salvo admitir que estaban equivocados.

La única salvación que se ve en el horizonte es la democracia. La semana pasada, el electorado francés dijo que no a una mayor austeridad y el gobierno holandés cayó por las mismas razones. España se enfrenta a una crisis similar, y las calles de Atenas albergan peligros sin cuento. Hasta los sondeos británicos dejan ver un electorado al que no convence la longevidad de lo que con cualquier baremo sería austeridad suave. Los pueblos de Europa ya han tenido bastante. Resulta impensable la perspectiva de imponer a sus naciones las disciplinas presupuestarias exigidas para más rescates alemanes.

Europa necesita una reordenación colectiva de deudas, de suspensión de pagos y monedas que sea sencilla, de la noche a la mañana, siguiendo las líneas del acuerdo de Bretton Woods en la postguerra. Eurolandia debe contraerse de forma drástica y hay que recuperar las monedas flotantes. Debemos dejar limpia la pizarra. Se cometió un terrible error, pero puede corregirse, como en 1931. Como entonces, los sabihondos predecirán un desastre, pero yo apostaría lo contrario. Tras el ajuste, "no se movió una hoja… no pasó de un estornudo". Volveríamos entonces a la cordura. 

NOTAS: [1]Paul Krugman, “Europe´s Economic Suicide”, The New York Times, 15 de abril de 2012. [2] Charles Loch Mowat, Britain Between the Wars, 1918-1940, Cambridge University Press, Cambridge, 1955.

Traducción para www.sinpermiso.info: Lucas Antón

¿Cómo están ustedeees?

¿Cómo están ustedeees?
Gracias por hacernos reir

Hasta siempre

Hasta siempre
18/01/1915 - 18/09/2012

Gaviotas azules 20N

Gaviotas azules 20N

22 de Maig. Eleccions Municipals i Autonòmiques

NO ET LIMITES A CONTEMPLAR AQUESTES HORES QUE ARA VENEN.
BAIXA AL CARRER I PARTICIPA.
NO PODRAN RES DAVANT D'UN POBLE UNIT, ALEGRE I COMBATIU.

Vicent Andrés Estellés

Cap dona sola

Cap dona sola
Signa el manifest

Compromís per València

Compromís per València
Joan Ribó, candidat a l'alcaldia

Compromís x falles

Parte médico real

Parte médico real

Estos son los que han ganado en Chile. ¡Cuánto ha perdido Chile!

Loading...

III Jornades Territori Valencià i Canvi Climàtic

III Jornades Territori Valencià i Canvi Climàtic

Per si a alguna li fa falta dir quatre coses a un tio

Loading...

09-12-1895 - 12-11-1989

09-12-1895  -  12-11-1989
Siempre en el corazón
Loading...

Recortable

Recortable

Rita y los Palmeros

Rita y los Palmeros

Wanted

Wanted

Moda Camps

Moda Camps
... la moda que ya está aquí

Próximo estreno ......

Próximo estreno ......

Se lo ha ganado ....

Se lo ha ganado ....

No a la corrupció

No a la corrupció
noalacorrupció@gmail.com