Seguidores

Estadístiques

ecoestadistica.com

Arxiu

BIENVENIDAS Y BIENVENIDOS A ESTE ESPACIO DE OPINIÓN PERSONAL SOBRE TEMAS POLÍTICOS DE ACTUALIDAD

Casta? No, caspa


Curioso que alguna gente de Compromís -más exactamente del Bloc- acuse a personas de otros partidos de ser casta por haberse presentado en pasadas elecciones en listas municipales del PSPV-PSOE. No se qué pensará de ello Joan Mansanet, asesor del Grupo Municipal de Compromís del Ayuntamiento de Valencia y personal de confianza de la concejala Consol Castillo, que iba en el puesto 14 de la lista municipal del PSPV-PSOE en las elecciones municipales de 2007 de la ciudad.

Si tanta tirria le tienen al PSPV-PSOE, no entiendo los silencios clamorosos de esta gente a la elección como alcalde de Burjassot de Jordi Sebastià, donde, con dos concejales frente a los 8 del PSPV, acordaron dar la alcaldía durante tres años a Sebastià (por cierto, también del Bloc). O el apoyo del mismo "apestoso" partido a la nueva alcaldesa de Compromís de Godella, curiosamente, mujer del citado asesor Mansanet. Por no hablar del pacto en Tavernes de la Valldigna o algún caso más que se podría citar.

Qué curioso que algunos sólo abran la boca para criticar cuando se acercan elecciones. Mientras había interés han tragado, callado y hasta contratado si hacía falta, siempre con una sonrisa en la boca. 

Con estos mimbres vamos a gobernar este país?


Liberación


Ayer, sábado 22 de noviembre de 2014, el Consell General de Compromís no aprobó el reglamento de Primarias que se había estado negociando y pactando durante muchos meses. Un grupo de gente, suficiente para bloquear la mayoría cualificada de 2/3 necesarios para la aprobación del reglamento, votó en contra o se abstuvo y torpedeó, probablemente de manera definitiva, el avance de la coalición de cara a consolidar el proyecto en las próximas citas electorales del próximo año.

Sin entrar a valorar las razones del por qué de lo ocurrido ayer -en la prensa de hoy domingo aparecen suficientemente desgranadas-, la votación de ayer me libera. Me separa definitivamente de los fundamentalismos nacionalistas, de las ortodoxias de partido, de las cúpulas orgánicas, de las intransigencias personalistas, de los egos desmedidos, de los chiringuitos institucionales que dan de comer -parece que muy bien en algunos casos- a unos pocos, de los que negocian en zulos a puerta cerrada o en barras de bar, de los impresentables y los irresponsables, de los poseedores de la verdad absoluta, de los inútiles, de los aprovechados y mercenarios de la política, de los que priorizan su futuro en detrimento del futuro colectivo y de los estúpidamente mezquinos. Que les den!

Ganar una batalla y perder la guerra


Compromís está inmersa en una guerra de fondos y formas. No está en juego sólo cómo vamos a confeccionar nuestras candidaturas a les Corts y a los Ayuntmaientos, sino el modelo de organización que quiere gobernar este país.
Llevamos meses realizando un absurdo ejercicio de introspección orgánica para elaborar un reglamento de primarias que somos incapaces de configurar. La C. Ejecutiva Nacional ha rechazado, una tras otra, todas las propuestas e ideas que la Comisión de Primarias ha realizado. Ahora, ni siquiera es esa comisión la que ha diseñado la propuesta filtrada a El Mundo y que salió publicada el pasado domingo 2 de noviembre. Como cualquier otro partido tradicional, como esa casta que otros denuncian y que nosotros decimos no ser y no tener, el reglamento que se trae a debate no ha sido elaborado por quienes tenían ese cometido, sino que se ha acordado entre unas pocas personas de los dos partidos mayoritarios de la coalición. Y es la que, interesadamente, se filtra a la prensa y quecondiciona nuestro calendario de reuniones y toma de decisiones en la Ejecutiva Nacional y el Consell General. Ni siquera los cuatro portavoces han tomado esas decisiones.

¿Ese es el modelo de organización que queremos ser? ¿Ese es el modelo de gobierno que impndremos si ganamos las elecciones el próximo 25 de mayo? Cuatro personas encerradas en una habiación o sentadas en la barra de un bar decidirán por todos nosotros sobre cuestiones fundamentales para nuestro presente y para nuestro futuro? ¿Qué diferencia hay entre esta forma de entender y hacer la política yla que tanto criticamos desde las tribunas de las Cortes Valencianas, el Congreso de los Diputados o en cada Ayuntamiento donde tenemos presencia?

Desde mi punto de vista y desde mi posición política, no puedo aceptar ni ser cómplice de esta propuesta, de esta estrategia de priorizar la presencia y la importancia de los partidos sobre la presencia y la importancia de las personas. No hemos entendido el mensaje de la sociedad si seguimos empeñados en cerrar los ojos ante las nuevas esperanzas y las nuevas reacciones de la gente frente a las necesidades colectivas. Si los partidos políticos, la coalición en nuestro caso, abandona la política para dedicarse a otra cosa, la gente abandonará a Compromís, como ya está pasando según la última encuesta del CIS. Y todos seremos responsables de ello si no hacemos nada para cambiarlo. Abandonar el camino que iniciamos hace siete años, continuación de otros muchos caminos e historias, significa retroceder mucho más interna y colectivamente y abandonar el espacio político de la reivindicación y de la ruptura frente a lo actualmente establecido; pero significa también abandonar la proa del mascarón de fuerzas que tendrán que trabajar para cambiar la negra realidad actual y poner brillo y esperanza a nuestro mañana, espacio que muy pronto ocuparan otros que sabran recoger ràpidamente el testigo que tan absurdamente tiramos.
Priorizar en estos momentos supuestos equilibrios de fuerzas internos, repartos porcentuales, cuotas y prelaciones, reservas para los carnets y demás nos convierte en unos más de este tétrico panorama político que vivimos actualmente. Peor aún, porque este modelo que debatimos esconde la realidad de lo que somos a la gente que aún confía en nosotros. Y, si algo ha cambiado en los últimos meses en este país es la percepción de la realidad por parte de la sociedad y su implicación en el cambio que se nos viene encima. Ya no es tiempo de engaños, ni mentiras, ni negociaciones a puerta cerrada, ni acuerdos bilaterlaes impuestos. Es tiempo de ser lo que decimos ser y actuar en consecuencia.
Es posible que estos días, en la próxima C. Ejecutiva o en el C. General, algunos ganen esta batalla. Serán ellos los responsables de perder la guerra en las próximas elecciones autonómicas y municipales de 2015; de perder la oportunidad, pocas veces tan cercana, de ser los protagonistas de una transformación económica, social, cultural y ética tan necesaria como urgente.
En esta miserable batalla no me encontrarán. Prefiero estar donde verdaderamente se libre esta guerra.

Bandas organizadas


Delincuencia (del latín delinquentia) es la cualidad de delincuente (una persona que comete delitos y, por lo tanto, viola la ley). El término también se utiliza para nombrar al conjunto de los sujetos que delinquen y mantienen conductas contrarias al derecho.

El adjetivo organizado u organizada, por su parte, está vinculado a una organización (el sistema diseñado para alcanzar ciertos objetivos y metas). Denota, por lo tanto, una orientación hacia un fin determinado.

¿Qué es la delincuencia organizada? Se trata de un grupo social con una cierta estructura y con miembros que se organizan para cometer acciones delictivas. A diferencia del delincuente que actúa en solitario, los individuos que forman parte de una banda de delincuencia organizada deben responder a la estructura y cumplir con una determinada función.
 
El elemento fundamental de la criminalidad organizada es la existencia de una organización criminal. Su nota definitoria no viene determinada tanto por la concurrencia de una pluralidad de personas o por los delitos que cometen, sino por la forma en que dichas personas están estructuradas y por cómo realizan dicha actividad delictiva. Así, como características esenciales de la criminalidad organizada, podemos apuntar las siguientes:

  1. La existencia de unos objetivos comunes. El fin u objetivo último, suele ser la obtención de lucro ilícito, para cuya consecución se valen de otros fines mediatos como puede ser la protección de sus miembros, las alianzas con otros grupos o la consecución de grados de poder.
  2. La división de funciones que conduce a una profesionalización o especialización de sus miembros o subsistemas y a la mayor eficacia de la organización. 
  3. La estructura, que comporta un ensamblaje de la organización, vertical o jerárquico u horizontal, con una serie de normas o códigos de actuación o de conducta, que son asumidos por el grupo y que dota a la misma de una permanencia que le permite la coordinación de las actividades para la consecución de su objetivo. 
  4. Un sistema de toma de decisiones, generalmente jerárquico, bien centralizado, bien reticular, en el que coexisten subsistemas con estructuras flexibles y con autonomía en la toma de decisiones en relación con el sistema superior. 
  5. Cohesión entre sus miembros, basado en el interés de conseguir sus objetivos, o determinado por un componente ideológico o étnico. 
  6. Relaciones con el medio exterior, bien utilizando o aprovechándose de la violencia para sus fines, bien valiéndose de las debilidades del sistema para aprovecharse de las fisuras de las relaciones económicas o sociales ordinarias. 
  7. Tendencia a la autoconservación por encima de la renovación de sus miembros, y donde la capacidad de permanencia es mayor cuanto más compleja sea la organización en tanto que puedan seguir manteniéndose sus objetivos. 
La primera vez que las Naciones Unidas se ocupa del fenómeno de la criminalidad organizada, y por tanto reconoce su existencia y el daño que produce es en el año 1975, en la "V Convención de las Naciones Unidas para la Prevención del Crimen", distinguiendo entre criminalidad organizada, criminalidad de empresa y corrupción, pero no fue hasta la "Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional de 15-11-2000" -EDL 2000/102014-, cuando se definieron a tales efectos los conceptos de "grupo delictivo organizado" y de "grupo estructurado", los cuales pueden entenderse como antecedentes de los concepto de organizaciones y grupos criminales que utiliza nuestro legislador.

El art. 2 de esta Convención -EDL 2000/102014- entiende a los efectos de la misma, como:
  •  "grupo delictivo organizado" a "un grupo estructurado de tres o más personas que exista durante cierto tiempo y que actúe concertadamente con el propósito de cometer uno o más delitos graves o tipificados con arreglo a la presente Convención con miras a obtener, directa o indirectamente, un beneficio económico u otro beneficio de orden material"; 
  • "delito grave", "la conducta que constituya un delito punible de privación de libertad máxima de al menos cuatro años o con una pena más grave"; 
  • "grupo estructurado", un grupo no formado fortuitamente para la comisión inmediata de un delito y en el que no necesariamente se haya asignado a sus miembros funciones formalmente definidas ni haya continuidad en la condición de miembro o exista una estructura desarrollada.
Leo todas estas definiciones y creo que el PP debería ser considerado ya un grupo delictivo organizado.

Cambios




 Es evidente que la política y la percepción que de la política tiene la ciudadanía ha cambiado en los últimos años. Durante la transición, la efervescencia de movimientos, inquietudes, anhelos y necesidades de cambiar la realidad de 40 años del fascismo franquista hizo que una parte importante de personas participaran en el cambio político, en la modernización de nuestro país. Y no sólo mediante la militancia en partidos políticos; las asociaciones de vecinos, los sindicatos de clase, las asociaciones culturales, los movimientos de renovación pedagógica, etc., vivieron años de esplendor porque la gente depositaba en ellos todas las energías e ilusiones que cuarenta años de represión no consiguieron matar.


Pero casi todo eso se fue apagando, poco a poco, lentamente. La llegada al poder del PSOE de Felipe González y Alfonso Guerra pareció ser la culminación del cambio, no la llegada de él. Como si todo se hubiera hecho ya, la participación ciudadana estructurada y organizada se fue diluyendo y casi desapareciendo. El éxito de la política de entonces, aumentada y potenciada por los gobiernos de Aznar, fue conseguir que los partidos políticos quedaran como únicos referentes válidos para gestionar y pseudotransformar la realidad existente. Cada cuatro años se llamaba a votar y eso reflejaba los buenos y malos de cada momento. Y en ello entraron todos los implicados; desde, evidentemente, las estructuras de los partidos políticos que podían manejar y controlar, con pocos efectivos, las propias estructuras partidistas y las políticas a desarrollar, hasta la propia ciudadanía que, en un ejercicio de desafección y desidia, dejaba en manos de esas mismas élites el devenir del país en casi todos los ámbitos de decisión. Todo ello reforzado y aumentado con el papel de los medios de comunicación.


Sólo en ese contexto se puede entender el sentimiento de impunidad que algunos gestores de lo público han tenido durante años y que han permitido la creación de grandes y pequeñas tramas de corrupción casi generalizada, de saqueo sistemático de las arcas públicas. Los múltiples casos de corrupción a gran y mediana escala son harto conocidas. Y todos conocemos o hemos oído hablar de prácticas parecidas, en dimensión más reducidad pero igualmente repudiables y repugnantes,  en nuestros pueblos. La desaparición, interesada y organizada por parte de los gestores políticos, del control de las políticas públicas por quienes son sus principales sustentadores y receptores, la ciudadanía, ha sido un factor necesario e imprescindible para la práctica corrupta intensa en la administración pública (también en la privatizada); y ejemplos de ello no faltan: plenos municipales a horas intempestivas para dificultar las asistencia, opacidad de la información de gobiernos a los partidos de la oposición o a los vecinos, falta de información sobre acuerdos en parlamentos autonómicos, congreso y senado españoles, etc., etc., etc.


Sin embargo, toda esa desafección y distancia que los políticos y los partidos generaban y mantenían con la ciudadanía no se transformaba en indiferencia. Durante muchos años, se ha ido larvando un hastío, un hartazgo de asumir, resignadamente, las consecuencias de la mala gestión. Las mentiras dejaron de aceptarse la noche del 11 de marzo de 2004, cuando el entonces ministro Acebes seguía achacando a ETA la autoría del atentado del metro de Madrid. Ese día se encendió la mecha del Basta ya! que tuvo su gran explosión con los movimientos del 15M de 2011. Se inició el proceso de transformación de la política y de la gestión de la política. Los partidos políticos, los ayuntamientos, los parlamentos autonómicos, el Congreso y el Senado ya no pueden tomar las decisiones que quieran sin esperar respuesta de la gente que vuelve a seguir con atención lo que pasa en el interior de la administración. El afloramiento de múltiples casos de corrupción también responde a eso; por un lado, hay más personas dispuestas a denunciar lo que está pasando y, por otro, ya no existe esa sensación de impunidad que permitía a los altos cargos implicados tapar las consecuencias de prácticas ilegales. El ojo de la gente está puesto de nuevo sobre los centros de las decisiones y parece que no se moverá de ahí en mucho tiempo.


Los partidos políticos han perdido, por tanto, su exclusividad para ser, de una manera u otra, los únicos representantes de la sociedad. La gente está, de nuevo, interesada, pues les va literalmente la vida en ello, en saber y participar en la toma de decisiones de aquello que les afecta directamente. Y quienes no entiendan eso, quien no sepa leer correctamente la nueva realidad social y actúe en consecuencia quedará fuera de juego en muy poco tiempo. El miedo que algunos tienen a fenómenos como Podemos de Pablo Iglesias, muchas veces expresados mediante pésimos ejercicios de menosprecio y deslegitimación, no es sino el reflejo del miedo a perder ese supuesto status quo de los partidos y de sus dirigentes, a exponerse públicamente por temor a que se conozca y se vea su verdadero rostro o, peor aún, su verdadera capacidad para gestionar o ser alternativa de lo actual. La mezquindad, el miedo o la incapacidad de construir alternativas mejores que las actuales debería abrir la puerta a la autocrítica en lugar de quedarse en la mera crítica hacia quienes lo están haciendo diferente y, al parecer, con apoyo mayoritario. Abrir las organizaciones políticas al examen, valoración y calificación de la gente a la que decimos representar significa dar un paso adelante en la mejora del instrumento de cambio político y de transformación social ansiada y necesaria; permitir que la gente conozca, evalúe y respalde con su participación y su voto a las personas que quieren que les represente es un paso más en la transformación de la vieja política en la nueva y necesaria política.

No hay espacio para los que se niegan a ello, porque son el pasado y representan las mismas formas de hacer y entender la política que combatimos, aunque ahora se sienten a nuestro lado. Y seguiremos avanzando, con ellos si cambian, contra ellos si hace falta, en pro del interés general de nuestro país. Pese a quien le pese, porque nos lo merecemos como sociedad y como seres humanos.


Quid pro quo


Quid pro quo: Aquell@s que piensan, dicen y deciden que el PP y el PSOE son lo mismo -y entonan permanentemente el latiguillo de PPSOE- deberían actuar en consecuencia y no haber aceptado pactos de gobierno con ninguno de ellos (V.g.: Burjassot, Godella, Almussafes, Tavernes de la Valldigna .... y algunas decenas más).

Cuando vea acciones decididas de ruptura con esas fuerzas políticas que son iguales a juicio de algunos simplistas y reduccionistas de la política a calentar sillones o aspirar a calentarlos, entonces es posible que pierda algún segundo más de mi tiempo en ellos. Mientras, no son nada más que ejercicios de esos inútiles de no puedo ni se hacer algo de provecho en política. A pastar fang!!!

Y si en Albuixech, los impresentables que han iniciado el intento de linchamiento político de nuestro concejal -única manera que tienen de conseguir un sillón en el ayuntamiento ya que el respaldo ciudadano ni está ni saben cómo conseguirlo, siguen dando la murga con la misma matraca de las últimas semanas, quizás deberíamos empezar a plantearnos dejar los silencios y los intentos de solucionar las cosas de manera amable y empezar a hablar con claridad, dejando a estos impresentables con la cara -dura- al descubierto.

Que 30 años no es nada


Hoy hace 30 años que se emitió el primer programa de La Bola de Cristal .... y parece que fue ayer.

Con él cantamos, aprendimos y crecimos. Y conocimos a Alaska -)))).

Leones, elefantes y gurús ... señor!!!!


Dice el gurú político, Jaime Miquel, alentando al líder de la manada Enric Morera en un tuit del 4 de octubre:

tus votos son los valencianos de y eres el león, el elefante, quedaos solos porque lo demás ya sobra

Quizás porque las comparaciones son odiosas, quizás porque el gurú, como todos los gurús, debe alimentar el ego y la angustia de quienes le alimentan porque su propio alimento depende de los egos y angustias ajenos, las referencias utilizadas son, básicamente, perversas:

Porque los leones, los que tienen familia, los que viven para procrear y crecer, no los solitarios de las llanuras africanas, sólo comen cuando las leonas cazan. Comen primero, es cierto, y comen los mejores trozos, pero sólo de aquellas presas que las hembras han decidido cazar. Los votos de los valencianos que puede tener ("tus votos") ya sabemos dónde están y cuáles son; el 4,7% máximo de votos válidos, a todas luces reiteradamente insuficientes. Porque sin leona no hay caza, no hay votos que permitan alcanzar objetivos de cambio. Los leones que vagan por la planicie, solitarios y sin rumbo, tienen triste y generalmente corta vida.

De elefantes se poco; tan solo, que temen a ratones y roedores en general. Supuestos gigantes con pies de barro cuyo posible éxito futuro es, al menos, cuestionable por desconocido y donde la amalgama de ciudadanas y ciudadanos entusiasmados e ilusionados por cambiar la realidad, se ve entremezclada con revenidos y rechazados de los partidos tradicionales que ven en ellos una oportunidad de medrar que no tuvieron entre la casta que ilusionan ser.

Si esto es el vaticinio iluminado por la chequera nacionalista, que San Pafnuncio nos ayude a encontrar el camino de la luz, que de oscuridad y sandeces varias ya vamos bien servidos.

Las (no) primarias de Compromís


Lleva esta organización demasiado tiempo enredada en la supuesta elaboración del reglamento de primarias como mecanismo de confección de las candidaturas electorales para las próximas elecciones autonómicas y municipales. Todo ello a pesar de que la pasada experiencia que tuvimos en las elecciones europeas hacía más que recomendable aprobar el reglamento y dedicar los máximos esfuerzos de la organización en la apertura social con la propuesta de candidatas y candidatos y la elaboración colectiva de la propuesta política que permitiera un cambio real de gobierno el próximo año.

Sin embargo, el proceso se retrasa. Los partidos políticos dueños de la coalición electoral que somos en este momento llevan demorando la presentación de una propuesta clara a los órganos comarcales y al Consell General porque están negociando el reparto de puestos. A pesar de que en todas las encuestas del CIS de los últimos años los partidos políticos siguen percibiéndose socialmente como un problema, los integrantes de Compromís se resisten a dar el paso y dejar que unas elecciones abiertas, sin restricciones que garanticen los puestos de salida a quienes las direcciones elijan, determinen el futuro político. Y los días van pasando mientras que prácticamente todo el resto de fuerzas políticas anuncian y ponen en marcha procesos de confección de candidaturas mucho más abiertas y participativas que como se habían configurado en las últimas elecciones de 2011. Hasta Esperanza Aguirre no descarta unas primarias con Cristinas Cifuentes para elegir candidata a la alcaldía de la capital madrileña. 
Y aquí, las miserias de unos pocos determinan y lastran el porvenir futuro de todos. La gravísima irresponsabilidad de aquellos que pretenden impedir el desarrollo social de Compromís -y lo están logrando- para seguir siendo los amos de un corralito minúsculo, sin importarles las esperanzas, necesidades y anhelos de una gran parte de la sociedad valenciana que clama por un cambio de políticas económicas y sociales padeciadas en las dos últimas decadas. Las miserias y carencias de unos pocos que, sin embargo, negociando en la barra del bar y en los zulos, nos tienen a todos maniatados y cada vez más enfadados. Hasta que digamos basta!

Indiferencia


Llevo preguntándome todo el día si una orden de desahucio en valenciano sería menos dolorosa y traumática para la familia que la reciba. O si la ostia que te de un policía dolería menos si en lugar de decirte "toma, cabrón" te dijera "pren, fill de puta". No digo que no tenga importancia -Dios me libre de semejante herejía- pero, en este momento no es mi prioridad. Y que cada uno piense lo que quiera. En castellano, valenciano o arameo.

El (no) análisis europeo


Han pasado muchos días desde las elecciones europeas del pasado 25 de mayo. Estaba esperando poder leer el análisis electoral de la dirección de Compromís, pero al parecer lor portavoces no están por la labor (sic) y ni la militancia, ni nuestros votantes ni el resto de la ciudadanía podrá conocer de primera mano la valoración que la dirección política de esta organización haya hecho sobre los resultados electorales. Es otra de esas cosas incomprensibles que pasan de vez en cuando y sobre las que nadie de la casa parece escandalizarse -salvo que lo hagan el PP o el PSOE, y aquí se ve que también tenemos que empezar a añadir a Podemos, porque en ese caso somos los primeros en dar, bien altas y claras, lecciones de coherencia, democracia y respeto social-.

Esperaba ese análisis y las lecturas que, desde cada uno de los partidos que forman la coalición, se hacían de los resultados en los diferentes ámbitos de cuestiones importantes para el presente y el futuro y que podrían influir y condicionar decisiones orgánicas y políticas dentro y fuera de Compromís; evidentemente, el análisis de los resultados del fenómeno Podemos es importante; pero también lo son los resultados de los grandes partidos estatales, PP, PSOE e IU, así como la mejora de la situación de UPyD, el éxito de Esquerra y la coalición liderada por Bildu o el relativo fracaso de experimentos como Vox y la formación del exjuez Elpidio Silva.

Visto que la espera puede ser larga, en el próximo post expondré mi propio análisis sobre algunos de los aspectos que he comentado antes. No se vayan todavía .... aún hay más

Memoria selectiva


Hoy se ha producido el relevo en la alcaldía de Burjassot. El grupo de Compromís, grupo con 2 de los 21 concejales de la corporación, ha cedido, después de 3 años, la alcaldía al portavoz del PSPV-PSOE, Rafa García que ostentará la máxima representación municipal durante el año que resta de legislatura.
A algunos, evidentemente los más listos, sabios y políticamente formados de la gran tertulia feisbuqueriana y tuitera actual, les parecerá lógico y hasta normal, que un grupo con el 9,5% de la representación plenaria y menos del 9% de los votos válidos en las pasadas elecciones municipales, haya ostentado la alcaldía de Burjassot el 75% del tiempo de legislatura, frente al 38% de concejales del pleno del PSOE -con un 34% de votos válidos- y dejando fuera del reparto a un actor fundamental como ha sido EU. Es evidente que hay que felicitar a los negociadores de Compromís por el resultado de las gestiones que llevaron a conseguir, casi fuera de plazo y sobre el timbre de inicio del pleno de posesión, allá por junio de 2011, el acuerdo de gobierno.
Se les olvida, a los ilustrados e impenitentes voceros de las desgracias ajenas, reconocer la inmensa generosidad que tanto PSPV-PSOE y EUPV han tenido en este juego de poder, anteponiendo las necesidades del pueblo de Burjassot a sus propios intereses partidistas. Hubiera sido realmente fácil dejar que Cristina Subiela, portavoz del PP y ganadora de aquellas elecciones, alcanzara la alcaldía en segunda ronda y responsabilizar de todo ello a las inasumibles exigencias de dos concejales, hoy por cierto bien colocados -y muy bien pagados- en el Parlamento Europeo y en la Diputación de Valencia. Pero eso parece ser que no interesa comentarlo. Puede ser por ceguera selectiva, por falta de interés o porque, a similitud de lo que hacen otros partidos, no de izquierdas precisamente, priman más los intereses propios que los colectivos y generales.
Dice el refrán que la ignorancia es la madre de la estupidez. La soberbia debe ser la abuela. Y la memoria selectiva que hace ver permanentemente la paja en el ojo ajeno y ni siquiera vislumbrar la viga en el propio ayuda no solo a permanecer en la ignorancia política, sino a creer que vociferando los males ajenos, se espantan los propios.
Aterrizando en lo concreto, empiezo a estar bastante harto de los comentarios de alguna gente sobre el comportamiento del PSOE, tratando cada hecho como absoluto y definitorio de todo el partido. Si fuera al revés, la inmnesa mayoría de Compromís deberíamos alabar a Mercadona como modelo empresarial o conducir los fines de semana bajo los efectos del alcohol y luego pedir perdón si nos pilla la policía o la guardia civil. Afortunadamente, no es así. Ni en Compromís, ni en el PSOE ni en ningún partido. Los agoreros malmemoriados -que no desmemoriados- prefieren olvidar que, no hace tanto, su partido firmaba acuerdos de legislatura y participaba en listas electorales municipales con el PSOE, a quien tanto critican hoy; o que se presentaban a elecciones europeas con el centro derecha autonómico en puestos de relleno; o firman pactos infumables de legislatura a cambio de alcaldías y reparto de liberados. Por suerte, no todos podemos decir lo mismo que estos sesudos analistas de la política virtual.
Quizás a partir de ahora, cada vez que vuelva a ver este tipo de comentarios, empiece a hacer memoria. Y algunos tenemos mucha. No será histórica, pero tocará bien las narices.

Tripartitos



Hoy miércoles aparece en la web de la cadena SER una encuesta "de opinión" sobre las preferencias de los valencianos para el próximo gobierno autonómico. Dejando de lado el análisis técnico de la propia encuesta, parece claro que la etapa de hegemonía del Partido Popular valenciano está llegando a su término.
Ayer mismo, la coordinadora general de Esquerra Unida, Marga Sanz, anunciaba en el Forum Europa que el pasado -refiriéndose a la escisión de Iniciativa de EUPV y la bronca en el anterior Grupo Parlamentario- no afectaría a la posibilidad de un acuerdo de gobierno de su formación con PSPV-PSOE y Compromís.
Salvo a Ximo Puig, cuyas preferencias futuras no pasan precisamente por ser socio de gobierno de "las Oltras y Moreras y sus huestes", todo el mundo parece alegrarse de que podamos formar un totus revolutus cuyo objetivo fundamental sea desplazar a la derecha del gobierno.
Estoy totalmente de acuerdo con ello. Por pura salud y supervivencia, por imperativa necesidad de existencia, es fundamental que la indecencia actual, la profunda falta de justicia y ética del actual gobierno valenciano llegue a ser pasado y una nueva corriente liberadora recorra cada pueblo y ciudad de este país.
Y una cosa más ..... si aceptamos el contenido -y nos alegramos de él- de la encuesta de la SER, resulta lastimosamente clamoroso el consciente "olvido" de algunos de una de sus conclusiones importantes: el 71% de los votantes de Compromís no se consideran nacionalistas valencianos. Pero de eso, mejor no hablar no vaya a ser que en las futuras primarias no salgan los que deben. Como en estas.

Las matemáticas de Compromís


Ayer, lunes 24 de marzo de 2014, la Comisión Ejecutiva de Compromís decidió el orden definitivo de la candidatura que presentaremos a las próximas elecciones europeas del 25 de mayo.
Los resultados electorales provisionales, a falta de revisar algunos pequeños errores -como la presencia de más votos que votantes en la elección del cabeza de lista- dan como claro vencedor a Jordi Sebastià (BLOC) como número 1 de la lista. 
Los primeros puestos del resto de la candidatura, según el voto ponderado emitido por militantes, simpatizantes y afiliados al censo para votar en las primarias han sido:
2.-Mónica Álvaro (BLOC): 1726,756 puntos
3.-Isabel Martín (Gent de Compromís/Adherida): 1635,728 puntos
4.-Julià Álvaro (VERDS): 1532,762 puntos
5.- Joana Pascual (BLOC): 1300,846 puntos
....
11.- Loles Ripoll (INICIATIVA): 760,630 puntos

A juicio de la Ejecutiva, los primeros cinco puestos de la lista no respetaban la pluralidad. El eufemismo empleado con el uso de la palabra "pluralidad" debe entenderse aquí como reparto de cuotas entre los dos grandes partidos (grandes en cuanto a supuesto número de militantes) y, por ello, decidieron pasarse por el forro la decisión de la gente, el voto de miles de personas que han confiado en Compromís como opción política de cambio frente a los partidos tradicionales y, en base a criterios puramente bipartidistas -BNV e IdPV-, elevar hasta el número dos de la candidatura a la única mujer de Iniciativa que se ha presentado y que aparece por votación en el puesto nº 11. 
No cuestiono en absoluto ni la valía ni la capacidad de Loles Ripoll como activista política. Lleva muchos años demostrándolo en la primera línea de acción y cuenta con todo mi respeto por ello. Pero su único mérito para que la coloquen ahora como número dos es ser mujer y tener un determinado carnet. Escaso equipaje para este viaje, donde 10 personas han tenido mayor respaldo y confianza de aquellos a quienes se la hemos pedido que la propia Loles y su partido, para que luego vengan unos cuantos a cambiar los resultados por intereses parciales y espúreos.

Enhorabuena a Iniciativa, a su candidata y a la Ejecutiva de Compromís -y supongo que al próximo Consell General que ratificará toda esta patraña-. Nos han demostrado cómo se pueden manipular las matemáticas y las decisiones colectivas. Ahora veremos si los candidatos son también capaces de engañar a los futuros votantes para que depositen la confianza en una coalición donde siguen primando los partidismos frente a la ciudadanía.

Votar útil es votar en libertad



Artículo de opinión publicado en Levante-EMV el 18 de marzo de 2014

En pasadas elecciones autonómicas y generales, los partidos tradicionales han apelado al voto útil de los ciudadanos para atraerlos a su causa. El mensaje de que el voto a partidos más pequeños, sin posibilidades de tener representación o un buen resultado electoral, podría ser un voto perdido ha calado durante años en la mente de muchos electores que, finalmente, optaban por escoger la papeleta de algún caballo ganador.

Sin embargo, ese no es voto útil. Votar por aquello que uno no quiere o por quien no le representa bajo la presión del miedo, del temor a no alcanzar las cotas supuestamente esperadas que determinan el éxito o el fracaso de toda elección, el voto con la nariz tapada o el voto cautivo, presionado, no es un voto útil. Es sumisión y miedo.

Porque el voto es la máxima demostración, el acto sublime de la ciudadanía ejerciendo la democracia que reside en todos y cada uno de sus miembros. El momento, especial y mágico, donde cada persona se enfrenta a la responsabilidad y al deber de elegir y optar; de escoger y renunciar al mismo tiempo y construir, desde la decisión personal, desde la aportación de una papeleta, una opción de futuro social y colectivo. El voto útil es el que te hace sentirte realmente satisfecho cuando lo has depositado en la urna; el que no necesita justificación al día siguiente. El que no tiene que explicarse; el que no deja huella alguna de resquemor ni de dudas. El que no deja lugar a la pregunta “¿y si hubiera…?”.

La utilidad del voto no se mide en las consecuencias posibles que pudiera tener sobre el resultado final, sino sobre la construcción de conciencia personal y colectiva que permita afrontar nuestras vidas de la mejor manera posible como sociedad. Esa es la única presión que acepto como elector; y esa es la única manera que tengo de entender este largo y esperanzador proceso de Primarias en Compromís que pretende, finalmente, transformar la cruda realidad que vivimos cada día en cada barrio, en cada pueblo y ciudad, en cada país de cada continente de este maravilloso planeta. Muchos no compartirán esta visión conmigo y su voto, como el mío, tendrá el mismo valor sobre el resultado final. Pero cuando el día 21 se recuenten los votos tendré la inmensa satisfacción de haber actuado en coherencia con lo que pienso y con lo que digo. No todos podrán hacerlo.


Campaña europea


Llevamos una semana intensa de campaña electoral en las primarias de Compromís. Añadido a la precampaña y a la búsqueda de avales para nuestra candidata Isabel Martín. Han sido días largos y duros, donde, además de la jornada laboral completa de docencia, más correcciones de exámenes, más sesiones de evaluación y en plenas fechas prefalleriles, se unen los viajes a los diferentes actos de campaña y la preparación de la misma.

Un panorama realmente agotador, pero a la vez estimulante. Clarificador de lo que somos, de lo que hacemos. Ninguno de los partidos de la coalición se ha planteado la opción de una mujer como cabeza de lista, ni un joven; mucho menos, mujer y joven. Como no se lo plantean habitualmente cuando presentan candidaturas a las Cortes Generales y a los Ayuntamientos, o cuando se escogen los cargos derivados de la representación institucional -diputaciones, federación de municipios, consorcios- o cuando se contratan cargos de confianza en las instituciones.

Hemos demostrado que no hacen falta grandes estructuras de partido para construir discursos fuertes, coherentes, enraizados con la política del día a día. Que somos lo que decimos que somos, con todas nuestras carencias y con todas nuestras virtudes. Que si creemos que una mujer puede y debe encabezar una lista electoral porque aporta maneras de hacer, ver y sentir la política y la vida es porque esa mujer ha encabezado una lista en su municipio y ha demostrado aquello que defiende. Dejamos la demagogia para quienes hablan mucho -y muchas veces bien- pero no hacen, allí donde pueden, aquello que dicen. 

Defendemos el valor de lo público, de lo colectivo, de lo social como el único mecanismo posible de justicia e igualdad, de solidaridad, de responsabilidad y ética desde el ejercicio de la representación pública e institucional. No compartimos el pragmatismo de la cesión de suelo público para uso privado y privativo de servicios básicos garantizados porque sólo acentúan y consolidan la injusticia de las políticas depredadoras generadoras de injusticia e inequidad.

Y defendemos una Europa diferente, una Europa que cuide, potencie y prime esos mismos valores sociales y colectivos. El Tratado de la Unión tiene elementos positivos, cómo no, igual que los tienen la Constitución Española y el Estatu d'Autonomia valenciano. Pero esos elementos no definen la realidad europea que padecemos, como tampoco lo hacen la Constitución o el Estatut con el estado español o el País Valencià. Por eso trabajamos desde las calles y desde las instituciones en cambiar esa realidad que no nos gusta y que no nos representa.

Primàries


Pues ya estamos en el lío. Interesante, emocionante y ciertamente estresante, pero tenemos que hacerlo bien.

Elegimos, luego gobernaremos


Es curioso que los partidos políticos de Coalició Compromís y algunos de los llamados "independientes" hayan dedicado tanto tiempo en los últimos meses a la difícil tarea de debatir y construir el procedimiento de elección de las personas que deben representarnos en el parlamento europeo y ni un sólo minuto dedicado a elaborar el discurso programático y político que nos debe definir dentro y fuera del País Valencià.
¿Significará eso será que estamos ya en el camino de ser opción real de gobierno?

Ágora



INTRODUCCIÓN
Ágora (del griego ἀγορά, asamblea, de ἀγείρω, reunir) es un término por el que se designaba en la Antigua Grecia a la plaza de las ciudades-estado griegas (polis).


Era un espacio abierto, centro del comercio (mercado), de la cultura y la política de la vida social de los griegos. Estaba normalmente rodeada por los edificios privados y públicos más importantes, como las stoas (pórticos columnados), pritaneos (oficinas administrativas), Bouleterión (edificio para las reuniones de la boulé) y balaneia (baños)..

Evolución histórica

Los precedentes históricos se remontan hasta las épocas de las plazas de la Creta minoica, en donde se han localizado las primeras ágoras.


Más tarde, resurge tras la caída de la civilización micénica y ya desde el siglo VIII a. C., llegando a ser una característica esencial de toda polis, animadas por una gran actividad comercial. A partir de ese momento, el ágora (situada en la ciudad baja), sustituirá en importancia a la institución del palacio fortaleza (situado en la acrópolis) y será el centro político urbano.


Las ágoras arcaicas están estrechamente relacionadas con los santuarios religiosos y las actividades de entretenimiento, como fiestas, juegos y teatro.


Con el paso del tiempo el ágora llegó a ser el inicio de las polis, tanto desde el punto de vista económico y comercial (como sede del mercado), desde el punto de vista religioso al encontrarse allí los lugares de culto del fundador de la ciudad o de la deidad protectora o desde el punto de vista político al ser lugar de reunión de los ciudadanos para discutir sobre los problemas de la comunidad. De esta manera y a su alrededor fueron surgiendo los edificios públicos necesarios para albergar todas las actividades. 


El ágora fue una auténtica invención urbanística, que no tiene precedentes ni en los centros del Próximo Oriente ni en la civilización micénica en donde todo dependía de los reyes, por lo que no había necesidad de lugares de reunión. Esta innovación se introdujo gracias a las grandes modificaciones urbanísticas iniciadas en la época de Pericles, alrededor del siglo V a. C., que con el tiempo, durante el período helenístico amplió a tres tipos principales de ágora: la mercantil, en las ciudades marítimas, en estrecha conexión con los puertos, donde el ágora se situaba cerca de las puertas de la ciudad y la política o religiosa, que la situaba en el centro de la ciudad.

Rita Barberá acaba de anunciar que está estudiando prohibir las manifestaciones y protestas en la plaza del Ayuntamiento y en la plaza de la Virgen. Quiere cerrar las plazas a la ciudadanía porque prefiere ser reina tirana de un imaginario reino que alcaldesa de su ciudad. Sobran las palabras entre quienes no aceptamos el papel de súbditos y preferimos la libertad de ser ciudadanos.

¿Cómo están ustedeees?

¿Cómo están ustedeees?
Gracias por hacernos reir

Hasta siempre

Hasta siempre
18/01/1915 - 18/09/2012

Gaviotas azules 20N

Gaviotas azules 20N

22 de Maig. Eleccions Municipals i Autonòmiques

NO ET LIMITES A CONTEMPLAR AQUESTES HORES QUE ARA VENEN.
BAIXA AL CARRER I PARTICIPA.
NO PODRAN RES DAVANT D'UN POBLE UNIT, ALEGRE I COMBATIU.

Vicent Andrés Estellés

Cap dona sola

Cap dona sola
Signa el manifest

Compromís per València

Compromís per València
Joan Ribó, candidat a l'alcaldia

Compromís x falles

Parte médico real

Parte médico real

Estos son los que han ganado en Chile. ¡Cuánto ha perdido Chile!

Loading...

III Jornades Territori Valencià i Canvi Climàtic

III Jornades Territori Valencià i Canvi Climàtic

Per si a alguna li fa falta dir quatre coses a un tio

Loading...

09-12-1895 - 12-11-1989

09-12-1895  -  12-11-1989
Siempre en el corazón
Loading...

Recortable

Recortable

Rita y los Palmeros

Rita y los Palmeros

Wanted

Wanted

Moda Camps

Moda Camps
... la moda que ya está aquí

Próximo estreno ......

Próximo estreno ......

Se lo ha ganado ....

Se lo ha ganado ....

No a la corrupció

No a la corrupció
noalacorrupció@gmail.com