Seguidores

Estadístiques

ecoestadistica.com

Arxiu

BIENVENIDAS Y BIENVENIDOS A ESTE ESPACIO DE OPINIÓN PERSONAL SOBRE TEMAS POLÍTICOS DE ACTUALIDAD

De espaldas al mundo


El PP ha girado definitivamente su mirada a la espalda del mundo. Su verborrea sólo esconde su miedo. Sus palabras ocultan -y muestran al mismo tiempo- el pavor que genera que se ilumine la verdad. La oscuridad sólo es visible en contraste con la luz y el silencio sólo se llega a apreciar verdaderamente tras el ahogo del estrépito inicial.

La no respuesta del PP a los diputados y diputadas de Compromís delata ese miedo. Les ha hecho daño que les hagan ver la cara dura, apolítica y miserable de los personajes que les dirigen. Las vergüenzas desveladas de Camps, Costa, Campos o Trillo, a pesar de los respaldos públicos han salido a la luz y verlas en prensa, radios y televisiones -menos las de aquí- les hiere la vista, los oídos y las conciencias.

No responder no es una estrategia o una táctica. Es una demostración pública de su miedo, de culpabilidad y de incapacidad para mirar a los ojos de la verdad y mantenerse en los cargos públicos que no merecen ocupar porque estan social y políticamente ilegitimados para ello.

Señores padres con hijos en la ESO


Jaime Martinez Montero | Diario de Cádiz 29-Marzo-2009

Lo que más sorprende a los especialistas extranjeros que visitan nuestros institutos es el mal comportamiento de los alumnos en el aula, la confianza de amigachos que preside su relación con los profesores (siempre con el tú por delante), lo escandalosos que son y el descuido con el que tratan el material que se pone a su disposición. Si los visitantes son coreanos o japoneses, la impresión les puede provocar un shock.

No es fácil conseguir mejoras significativas en los resultados escolares. Pero, desde luego, si no se aborda con seriedad y decisión el cambio del comportamiento de los alumnos, poco se puede conseguir. Para que el alumno pueda rendir en clase es preciso que, en primer lugar, atienda y, en segundo lugar, que lo dejen atender. Es el requisito previo, como lo es comprar un décimo para que te toque la lotería. Muchas de las correcciones que se ponen en marcha para atajar este mal son poco compartidas por los padres de las criaturas, que optan más por la impunidad de sus hijos que por su educación. Parece como si la mala conciencia del poco caso que les hacen la pudieran salvar poniéndose incondicionalmente de su lado a la mínima dificultad con la que tropiezan en el instituto.

Se ha llegado a una situación en la que no producen alarma y se dejan pasar comportamientos intolerables. Los que narro a continuación los he visto yo visitando aulas, exhibidos por mozalbetes de trece, catorce o quince años, mayoritariamente varones, y sabiendo ellos que yo era el inspector. Están los que no reprimen las exigencias de su cuerpo por pequeñas que éstas sean. Así, uno bosteza de la forma más larga y ostensible que se pueda imaginar, desperezando todo el cuerpo. Otro se rasca y hurga, a modo, en axilas, ingle, nariz y oído. El de más allá está prácticamente tumbado en su silla, en una postura en la que alcanzar el tablero de la mesa para leer o escribir es francamente imposible. Hasta a alguna parejita he debido mirarla con reprobación para impedir no sólo que hicieran manitas, sino hasta que fuera algo más lejos. Repito: todo esto mientras el pobre profesor (o profesora, porque como corresponde a la condición humana, suelen ser más groseros y aprovecharse más de quien juzgan que es más débil) intenta explicar su lección o corregir un ejercicio.

¿Y los padres? ¿Qué ocurre cuando se sanciona a sus hijos y se les comunica el castigo? Pues en muchos casos se ponen de su lado, exigen datos y pruebas como si la vida escolar y sus procedimientos disciplinarios fuesen un juicio por la vía penal. Les hacen ver a sus vástagos que su centro de educación y enseñanza actúa arbitrariamente, que persigue sin motivo a sus alumnos, que emprende procedimientos sancionadores contra ellos sin argumentos ni hechos: un día, sin que haya ocurrido nada, los profesores y el equipo directivo acuerdan porque sí sancionar a unos pobres inocentes, e inician procedimientos muy costosos, que requieren mucho trabajo extra y que les van a traer a los que los emprenden un sin fin de preocupaciones.

Señores padres: no es sensato creer antes a los propios menores implicados que a adultos expertos en problemas de disciplina como son los profesores. Los docentes son imparciales (por supuesto, más que los mismos menores o que ustedes), conocen bien a los chicos porque a lo largo de su vida profesional han tratado a miles de ellos, y saben calibrar la trascendencia de las acciones de los que ocupan las aulas porque, además de que se les prepara para ello, tienen la experiencia de haber pasado ya por cientos de casos anteriores.

Señores padres: no deben enseñar a sus hijos de qué manera pueden salir indemnes o cómo se pueden librar de las consecuencias de conductas inadecuadas, sino a que asuman sus responsabilidades, a que corrijan lo que hayan hecho mal, a que acepten los castigos que se les impongan, a que tengan confianza en los profesores y en los centros en los que están escolarizados. Porque, señores padres, no hay mayor despropósito que ayudar a sus hijos a que queden por encima de su profesor y de su instituto.

Señores padres: a sus hijos no les quedan tantos años para enfrentarse a la vida. Enséñenles también a tolerar la pequeña injusticia, el posible error. Porque en el mundo adulto van a encontrar muchas más arbitrariedades de las que puedan sufrir en la escuela. Déjenles bien claro que a sus profesores no les pagan para aguantarlos y reírles las gracias, sino para educarlos. Sus profesores son, para ellos, el anticipo de lo que luego, en el ámbito laboral, van a ser los jefes. Y, como decía Bill Gates, si cree que su profesor es duro con él, que espere a tener un jefe. Éste no va a tener ni la paciencia ni la vocación de su docente.

Señores padres: un viejo consejo decía: "Si vas a sufrir una operación peligrosa, deja todos tus papeles y todos tus asuntos en regla. Es posible que sobrevivas". Aplíquense el espíritu del anterior dicho. Queremos su colaboración y su ayuda para conseguir la mejor educación de sus hijos. Pero no para hacerle la vida más fácil a los docentes. Al fin y a la postre, lo más que convive un profesor con ellos es, durante algún año, dos o tres horas a la semana. Lo queremos porque en última instancia son ustedes los que van a tener que soportarlos durante toda su vida.

Monica Oltra en La Tribu


Torquemada es del PSOE?


Rajoy denuncia que son los "Torquemada del siglo XXI" quienes han causado los problemas de Camps con la justicia. El jefe máximo del principal partido de la oposición, al que se le supone vocación de gobierno, pone en tela de juicio las actuaciones de los jueces instructores y, por ende, de la justicia.

No digo yo que no hay razones para criticar determinadas actuaciones de esta misma justicia: sigo sin entender, por mucho que han intentado explicarmelo, cómo es posible que juzguen y condenen a tres altos militares por el caso Yak-42 y Trillo siga sin ser siquiera imputado como responsable del Ministerio de Defensa en el momento del accidente y de las falsedades documentales posteriores al mismo. Pero digo yo que algo de culpa tendrán los imputados cuando su nombre aparece tan claramente vinculado a actuaciones irregulares y sospechosas de presunto cohecho y financiación irregular del partido que dirigen.

Sin embargo, el ejercicio continuado de apoyo por parte de Rajoy a uno de los mayores bastiones electorales de los últimos años del Partido Popular, el M.H. President Francisco Camps, no parece lógico. No sólo por incumplir sus propios estatutos y el código de conducta que sí han aplicado a otros imputados -Víctor Campos, en Valencia- sino por cuestionar de esa manera el propio estado de derecho, frente a las actuaciones, como mínimo cuestionables, de sus propios militantes, por muy presidentes que sean.

El ejercicio de irresponsabilidad de la dirección del PP empieza a sobrepasar el de los propios imputados valencianos y la utilización que estan haciendo de las instituciones donde mandan. El espectáculo de la Presidenta de les Corts en cada pleno, la burla y las mentiras de Camps hacia el Parlamento y, por extensión, a toda la ciudadanía representada en él -incluyendo a sus propios votantes y grupo parlamentario, que también tienen el derecho a saber qué ha ocurrido realmente con las empresas y si ha habido financiación irregular del partido-, la imputación de Costa, Campos y Fabra por temas diversos o la reapertura de las facturas falsas de Terra Mítica no son fruto de la Inquisición Monárquica del siglo XXI. Todo ello es el resultado de investigaciónes y decisiones de las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado y de los tribunales de justicia, estamentos que deben merecer el máximo respeto y hacia los cuales quienes gobiernan -Camps y Costa- o lideran la oposición -Rajoy- deben mostrar máximo respeto hacia su trabajo y hacia las decisiones que tomen. Capacidad para mostrar discrepancias hay de sobra pero eso no justifica el cuestionamiento de los jueces, porque socava los cimientos de la convivencia. Si mi presidente miente en el parlamento y no asume el trabajo del juez, ¿qué mensaje transmite a la sociedad?. Si Rajoy llama inquisidor a quien hace su trabajo, mal que le pese, e incumple su normativa interna, ¿cómo puede ser referente ideológico de una alternativa posible al gobierno actual?. Si el PP muestra, sin fisuras, su apoyo incondicional a presuntos corruptos, y a ex-ministros indecentes y cobardes, incapaces de asumir responsabilidades, ¿cómo pretenden ser un referente ético, moral o político de nuestra sociedad?.

En política, la presunción de inocencia desaparece cuando hay pruebas evidentes de comportamientos incorrectos. Rajoy ha unido indisolublemente su futuro y su credibilidad al de Camps y Fabra, cruzando la línea del respeto a las instituciones y al funcionamiento democrático que ya habían cruzado otros compañeros suyos de partido. Y los votos de las urnas no lo devolverán al lado correcto, por mucho que se empeñen en ello.

La hoguera de las vanidades sigue creciendo y quemará en su seno a todos aquellos que han alardeado de tener amistades peligrosas.

Sobreviviremos!!


En estos días, hece falta un mensaje como este .....

En un país multicolor ....


Ricardo Costa, imputado donde los haya, señaló ayer que "Zapatero vive en el país de la abeja Maya, es decir, en un país multicolor".

Conociendo la calaña de este tipo, es evidente que esta frase no expresa admiración o alegría precisamente. Y sólo demuestra la verdadera naturaleza de Costa y del partido que representa, junto a otros como Aleix Vidal-Quadras, que pretenden volver a la pureza de la raza.

Vivir en un país multicolor, plurilingüe, multicultural, diverso y variado, rico en matices, en texturas, en aromas, donde la sangre y las almas se mezclen, se entrecrucen y se enriquezcan parece asustar a esta gente pepera y rechazan -y lo dicen, vaya si lo dicen- esa simple posibilidad.

Ya sabemos de dónde vienen y qué es lo que quieren. Y cada vez más no puedo dejar de asociar sus comportamientos, sus acciones y sus expresiones con quienes defendían la pureza de la raza o la supremacía de unos sobre otros. Y eso sí da miedo.

Nervios!!!!


El PP está atacado de los nervios. En cuanto les mientan a la bicha, saltan. Debe ser porque ya se han enterado de dónde vienen las filtraciones de los tribunales a los medios de comunicación. Y yo, cándido de mi, creyendo que era el PSOE. En serio; pensaba que, ahora que estaba Rubalcaba en Interior, se había montado por ahí una conspiración PSOE-Garzón para desmontar toda esta paraeta política-económica de los delfines de Rajoy. Pero resulta que no .... jejejeje! Que el enemigo de Camps está mucho más cerca de lo que él se creía y que, por lo que me dicen, sabe aún más cosas de las que han salido hasta ahora. Y es que 3 años de grabaciones telefónicas e investigación judicial deben dar mucho de si. Y más cuando se sabe, con bastante precisión, dónde se debe buscar.

En fin, que a los Camps, Costa, Campos y Betoret, se unen en el vértigo de los nervios miedosos los Font de Mora, Rambla, Castellano, Barberá y compañía que, en cuanto ven la más mínima oportunidad, desfogan sus temores contra la más chica. No lo hacen contra Luna -entre otras cosas porque Luna no les sabe o no les quiere hacer daño político- pero se deshogan contra Mónica Oltra. Llevan el prestigio de la Cortes y de la Presidencia -Dª Milagrosa se cubre de gloria cada día- a sus cotas más bajas y mienten con total impunidad y desvergüenza. El Molt Honorable President Camps ha mentido desde la tribuna de les Corts a los representantes del pueblo, en la cámara donde se ostenta la más alta representación del mismo. Y eso, además de su imputación por cohecho, que no ha sido capaz de desmentir con pruebas, le inhabilita como referente político. Y los nervios de quienes le apoyan, visto el declive en el que está sumido, se hacen cada día más evidentes.
Porque lo que está en juego para el PP no es sólo una cuestión en los juzgados o una presunta trama de financiación irregular del partido; lo que realmente se juega estos días, y en eso intervienen otros parámetros distintos a Garzón y al PSOE, es el mantenimiento del partido en el poder y la correlación de fuerzas interna que pueda surgir después del terremoto provocado. Y ya sabemos que Alicante siempre ha sido nuestra zona sísmica por excelencia.

Camps en el juzgado


Es curioso oir a los fans -fanáticos- de Camps gritar, frente a las puertas del Palacio de Justicia, eso de "Hasta la muerte, con nuestro Presidente". Me recordó, en contextos diferentes, y casualmente como la redactor del Levante de hoy, los gritos de los militantes del PSUV venezolano cuando, alma en mano, gritan "Patria, Socialismo o Muerte: Venceremos".

Ni los de ayer eran socialistas ni, a diferencia de los venezolanos, estarán con su presidente hasta la muerte. Es la diferencia entre la ideología y el servilismo. Los de ayer estarán con el Molt Honorable mientras éste tenga la capacidad de repartir dádivas entre sus fieles, mientras mantenga la imagen de poder y peso político. En cuanto eso se resquebraje -y ya ha empezado- la fidelidad perruna de algunos/as, transmutará en desconocimiento y distancia. Como a Trillo, que ya ha empezado a recibir quejas amargas del propio estamento militar por su falta de asunción de responsabildad tras la sentencia del Yak 42, a Camps se le iran yendo por la puerta de atrás y poquito a poco, los fieles partidarios, junto a la honorabilidad, la credibilidad, la ética y la responsabilidad. E irá creciendo, esperemos que de manera más rápida, la firme sensación de que ni él ni su partido estan en condiciones morales y políticas de seguir dirigiendo el destino y la vida del País Valencià.

Ahora sólo falta que la izquierda cierre filas y encontrar el recambio adecuado para Camps y su cohorte. Y eso parece más difícil que meter a Camps y a Trillo entre rejas, aunque siempre hay esperanza.

La cobardía y la infamia de Trillo


La sentencia de la Sección Primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional de ayer sobre el Yak 42 ha dejado probado la responsabilidad de los tres condenados -Vicente Carlos Navarro Ruiz, José Ramón Ramírez García y Migel Ángel Sáez García- en la falsa identificación de los cadáveres de 32 de los 62 fallecidos en el accidente.

Estos tres condenados eran comisionados del Ministerio de Defensa en Turquía, por designación última del ministro de Aznar, Federico Trillo. No se si la condena de ayer puede paliar de alguna manera la necesidad de justicia de las familias y amigos de las víctimas, la demanda de tranquilidad que, una vez asumido el accidente, puede dar saber que quien figura bajo la lápida es realmente quien toca.

Lo que sí tengo claro es que la actuación de Trillo, y de quienes lo mantienen, en todo este proceso es totalmente reprobable. La arrogancia chulesca, enmascaradora de una cobardía e infamia pocas veces vista en política, no debería tener cabida ni en un partido que se proclama democrático, ni en las Cortes Generales.
Trillo no sólo no ha asumido su responsabilidad política -y no se si cabe la penal- sino que ha demostrado su bajeza moral dejando caer a quienes actuaban bajo su mandato y se ha reído, una vez más, de las familias y de las propias víctimas. Respetar la sentencia, como dice, aunque no la comparta, implica asumir su responsabilidad como máximo responsable del área de defensa y asumir las consecuencias de las decisiones tomadas en aquél momento que, como ha sentenciado la Audiencia Nacional, fueron constitutivas de delito.

Si este tipo tuviera un mínimo de dignidad hace tiempo que hubiera desaparecido de la vida pública. Si su partido la tuviera, no lo hubieran propuesto como cabeza de lista en las pasadas elecciones generales por Alicante, ni sería su representante en la Comisión de Justicia de las Cortes. Pero, por lo que estamos viendo estos días, la infamia, la cobardía, el apego al cargo como tabla de salvación personal, son los valores de moda en el Partido Popular.

Y eso, por mucho que quieran vestirlo como tal, no lo quita el respaldo en las urnas. La podedumbre moral del PP empieza a hacer demasiado mal olor como para seguir creyendo, como hace Canal 9, que no existe.

Las huestes de Camps


El general Camps, rebautizado ayer como "el tío Paco", ha enviado a sus legiones a destapar toda la artillería, la pesada y la ligera, unas horas antes de su enfrentamiento con el juez.

Tanto la cohorte de pelotillas y lametrajes, colocados en altos puestos como recompensa por la victoria de Camps sobre Zaplana hace dos congresos, como el ex-vicepresidente económico del Consell, Víctor Campos -es obvio que con tanto Camps, Campos y Costas juntos no hay urbanismo ni constructor avaricioso que se resista- han salido a la palestra a defender al jefe de filas y Molt Honorable President.

No dudo que la claca mañanera de ayer, que por lo que se ve, no tenía otra faena por la cual se les paga un alto salario a cargo del erario público, esté más preocupada por su propio futuro, ligado al probable defenestrado tío Paco, que del futuro, negro e incierto, de este señor. A fin de cuentas, lo que está en juego "sólo" es el modo de vida más inmediato. Pero, ya lo dice el refrán, a rey muerto, rey puesto, y en caso de caer, herederos dinásticos de la dinastía campspepera seguro que no faltaran. Ni experiencia para recolocarse, a pesar de la fotos y los aplausos de ayer, si Camps cae, enfrente del hoy aclamado y vituperado y soltar eso de "lo hice acatando órdenes".

La situación de Vïctor Campos es diametralmente opuesta. Responsable de la gestión económica del Consell y persona de confianza (los malidicentes dicen aquí eso de con-fianza, haciendo un juego de palabras facilón) de Camps, es uno de los dos imputados a los que el PP les ha dado de baja en el partido y sobre los cuales no se ha oído ni una sóla palabra de apoyo desde la dirección. La responsable de organización del PP, Cospedal, sí que ha manifestado su total apoyo a Camps -y con la boca pequeña, también a Ricardo Costa-, pero no ha dicho absolutamente nada sobre Campos o Betoret.

Tampoco dudo que estos dos señores, como en su momento hicieron otra gente en situaciones parecidas, puedan llegar a asumir toda la responsabilidad de las imputaciones que la justicia ha hecho sobre financiación irregular del partido al que pertenecían, salvando así el culo -con perdón- de Camps y Costa. Y que la larga lista de altos cargos y miembros de las mesas de contratación que el juez va a llamar como testigos para comprobar si las adjudicaciones que obtuvo Orange Market las obtuvo de acuerdo a la ley también declaren que lo hicieron por voluntad propia y no por mandato de algún alto cargo, asumiendo así la responsabilidad de esas adjudicaciones. Mejor para el juez porque en lugar de dos imputados, tendrá más de una treintena, con sus múltiples ramificaciones, asumiendo un comportamiento irregular en las contrataciones con dinero público.

Si esto ocurre, habrá que felicitar a Camps. Porque habrá conseguido que sus huestes se sacrifiquen por él, para él y sin él. Y aunque políticamente esté duramente tocado para el futuro, una sentencia absolutoria se convertiría en un salvoconducto diplomático que impregnaría de patente de corso la cosa pública y sus entresijos.

Pero si mañana, tras declarar, el President Camps sigue imputado, por sentido de la decencia, el decoro y por ese supuesto respeto hacia los ciudadanos que dice tener, debería presentar su inmediata dimisión. Y si no ..... siempre nos queda la calle, esa que dice tener el ruc de Rus, para exigírsela y obtenerla.

A Mario


¿Y si Dios fuera mujer?

pregunta Juan sin inmutarse,

vaya, vaya si Dios fuera mujer

es posible que agnósticos y ateos

nos dijéramos no con la cabeza

y dijéramos sí con las entrañas.

Tal vez nos acercáramos a su divina desnudez

para besar sus pies no de bronce,

su pubis no de piedra,

sus pechos no de mármol,

sus labios no de yeso.

Si Dios fuera mujer la abrazaríamos

para arrancarla de su lontananza

y no habría que jurar

hasta que la muerte nos separe

ya que sería inmortal por antonomasia

y en vez de transmitirnos SIDA o pánico

nos contagiaría su inmortalidad.

Si Dios fuera mujer no se instalaría

lejana en el reino de los cielos,

sino que nos aguardaría en el zaguán del infierno,

con sus brazos no cerrados,

su rosa no de plástico

y su amor no de ángeles.

Ay Dios mío, Dios mío

si hasta siempre y desde siempre

fueras una mujer

qué lindo escándalo sería,

qué venturosa, espléndida, imposible,

prodigiosa blasfemia.

Antonio Vega


Un momento en una agenda,
una décima de segundo más.
Vuela, va saltando de hoja en hoja,
mil millones de instantes de que hablar.

Una ráfaga de aire frío
un molino de viento hace girar.
Sigue, va rodando sobre su eje
describiendo una trayectoria más.

Y es que no hay nada mejor que imaginar,
la física es un placer.
Es que no hay nada mejor que formular,
escuchar y oír a la vez.

Mide el ángulo formado por ti y por mí,
es la solución a algo muy común aquí.
Ahora tú no dejes de hablar,
somos coordenadas de un par,
incógnita que aún falta por despejar.

Busca un libro que diga “como”,
luego otro que se titula "si",
un tercero llamado "nada"
es la fórmula del círculo sin fin.

Y es que no hay nada mejor que revolver
el tiempo con el café.
Es que no hay nada mejor que componer
sin guitarra ni papel.

Paralelas, vienen siguiéndome,
espacio y tiempo juegan al ajedrez.

Antonio Vega (Una décima de segundo)

Trajes a ritmo de bolero


Crisis




Corazón rojiblanco


Ayer perdimos en el campo frente a un rival excelente, pero se ganó en Mestalla, en la calle y en el corazón. El Barcelona de Pep Guardiola y de Joan Laporta ha demostrado, una vez más, el magnífico estado de forma física y mental y la gran calidad colectiva e individual de jugadores y técnicos puesta al servicio de un gran proyecto para lograr, con todo merecimiento y con el aplauso incondicional y el agradecimiento de todos aquellos a los que, por encima de colores y pasiones, nos gusta ver buen fútbol, el primer título de la temporada. El Athletic sólo pudo poner lo que tiene, corazón y empuje, que le permitió resistir durante medio partido. A partir del descanso, el Barça fue arrollador y exquisito.

Quizás las mejores palabras para describir lo de anoche las haya visto en el resumen de Jesús Gómez, periodista de El Correo, en el artículo titulado "El día que el Barça nos aplaudió":

"El campeón buscó a la afición bilbaína para reconocer su incondicional y emotivo apoyo

«¡Athleeeeeetic. Athleeeeeetic...!». Escuchar esa canción en el minuto 90 cuando el Barcelona gana por 1-4 es la forma más emocionante de perder. «¡Athleeeeeetic. Athleeeeeetic...!». El único club del mundo al que su afición no le exige ganar, sólo resistir. Conservar su tesoro: la esencia. Ayer, en la grada de Mestalla, ya no quedaba ninguno de aquellos viejos hinchas de 1902, de cuando el Athletic (el Bizcaya) recogió su primer título de Copa. Pero sí se escuchó su voz. La misma de los miles de gargantas unidas ayer en Valencia. La canción de los invencibles. «¡Athleeeeeetic. Athleeeeeetic...!». Entonada con ojos velados por las lágrimas. Con las banderas en alto. Mirando arriba y, a la vez, hacia dentro. Hacia lo que bombea. Eso que resuena como un tambor rojiblanco desde hace más de un siglo: «¡Athleeeeeetic. Athleeeeeetic...!». Perdió el equipo. Triunfó su afición: la de los invencibles.

A los jugadores del Barça, su gente les decía: «Campeones, campeones». Pero no se escuchaba, Mestalla sólo cantaba: «Athletic, Athletic». Por eso, los vencedores, Puyol, Messi, Xavi y demás, se dirigieron al fondo sur, al lugar donde estaba la grada rojiblanca. Y les aplaudieron. Entonces, sí se oyó: «Campeones, campeones», en las gargantas del Athletic. Los invencibles hinchas rojiblancos premiaron al ganador. Honor al Barça. Orgullo de afición. No hay manera más elegante de caer. «Athletic, beti zurekin». Athletic siempre contigo. Así fue la sinfonía que despidió la final. Si en ese momento una gigantesca máquina de rayos X hubiera sacado una imagen de Mestalla, habría visto el alma del Athletic. Invencible. Amorebieta, acuclillado, como Etxeberria y sus compañeros, lloraba. Pero más por su gente que por la derrota. La memoria te hace inmortal, y ningún rojiblanco olvidará la emoción de ayer.

.......

Ya sólo queda el pasillo al equipo de Guardiola. La afición culé se engalla. «Olé, olé...». Aplauden la geometría futbolística con Xavi al mando del compás. Pero ni eso frena a los invencibles. Siguen. Sobreviven. Así llevan más de un siglo. Cuando Medina Cantalejo dice que todo se ha terminado, que el Barça es el campeón de esta Copa, la voz del Athletic copa todo Mestalla. «Athletic, Athletic». Para el Barça es el primer título del año, metido de lleno en su producción industrial de victorias. Pero hay tiempo para premiar al otro campeón. Y Xavi, el maestro, agarra una bandera rojiblanca y da con ella la vuelta de honor. Nunca mejor dicho. En honor de los invencibles."

Un aplauso para el Barça y deseos de que consiga el triplete ansiado. Por méritos propios y por el bien del fútbol como deporte, se lo merecen. Pero yo, como siempre, seguiré gritando:
Athletic, Athletic
zu zara nagusia!

Athletic Eup!!


Ens volen rematar


Ferran Suay i Lerma
Professor d’universitat. Membre de la Mesa per l’ensenyament en valencià.

Gràcies a Internet he tingut ocasió de sentir un discurs del senyor Alfonso Rus, pronunciat –es veu que—davant d’una parròquia ben complaent. Fonèticament, el valencià del senyor Rus és una delícia. Té el parlar ric i assaonat propi de la seua comarca, la Costera, ple d’inflexions i harmonies vocàliques que fan goig de sentir-les. El seu nivell lèxic i sintàctic, tanmateix, són prou deficients. És normal. Durant segles, les autoritats militars i civils que ens han governat han menystingut la nostra llengua, i han procurat marginar-la i condemnar-la a un paper residual, reduït, a tot estirar, als usos familiars i a un nivell col·loquial. Sovint, han treballat obertament en contra del valencià, amb mètodes tan expeditius que comptarien, sens dubte, amb el beneplàcit entusiasta del senyor Rus. Mentre han pogut fer-ho, han eliminat el valencià de l’ensenyament, de la cultura oficial i de la presència pública. I quan no han tingut més remei que reconèixer-li una certa presència, ho han fet de mala gana, amb poca espenta i menys vergonya. És per això que el senyor Rus, com tantes altres persones, que tampoc no en tenen cap culpa, és analfabet en valencià. I és probablement per això, pel seu analfabetisme, que no sap què vol dir ‘aleshores’. Ell no en té la culpa. Per edat, no va poder accedir a una educació en valencià, i es veu que després, no ha trobat el temps, l’ocasió o l’interés necessaris per a alfabetitzar-se en la seua llengua materna. És fàcilment comprensible. Li ha passat a molta gent, i no és la meua intenció de fer-lo responsable de les seues mancances de formació. No és tan comprensible, en canvi, que considere que cal eliminar els qui no són tan analfabets com ell mateix. I no ho és, sobretot, que tinga la barra de manifestar públicament que a eixos que diuen ‘aleshores’ “anem a rematar-los”.
Jo sóc un d’eixos que el senyor Rus vol rematar. Sóc professor d’universitat, i –efectivament-- quan vull utilitzar un adverbi temporal, dic aleshores, o dic llavors. Un excel·lent i conegut remei contra la ignorància, el diccionari, diu: “Aleshores: En aquell moment, en aquell temps”. De fet, no sóc l’únic que utilitza eixa paraula. Ho han fet també clàssics valencians com Onofre Pou (segle XVI) o Marc Antoni Ortí (segle XVII). Potser el senyor Rus voldrà també rematar-los. No ha de patir per això: ja són morts, i no cal que ni ell ni cap altre botxí vocacional els remate. Probablement no caldria dir-ho, però ateses les enormes limitacions de la cultura valenciana del senyor Rus, he preferit especificar-ho.
Com he dit al principi, he sentit les declaracions del senyor Rus, i he de confessar que estic atemorit. Ho estic perquè el senyor Rus no és qualsevol. En contra del que cabria esperar, atenent al contingut de les esmentades declaracions, el senyor Rus no és un no ningú. No és, com podria semblar, un perdonavides de tercera divisió, amb el cervell profundament perjudicat pel consum de drogues adulterades, i la llengua afluixada pels efectes d’algun licor de garrafa. No. El senyor Rus és alcalde de Xàtiva i president de la Diputació de València. És una persona amb molt de poder. I el poder inspira respecte en mans de persones respectables, i por quan l’exerceixen fanàtics violents, assassins potencials que somien matances i s’omplen la boca d’amenaces fàcils. El poder provoca pànic quan està en mans de persones capaces d’usar el verb rematar per a referir-se a uns altres éssers humans que, com és ara el cas, cometen l’imperdonable delicte de no ser tan profundament, tan rematadament analfabets com ells, en la llengua del seu poble. En un estat democràtic, aquesta classe de fanàtics de la violència haurien de ser perseguits, d’ofici, per un poder judicial independent. En un estat democràtic, això sí."

Camps en Boston. ¿Y Alarte?


Se pregunta Manuel Peris en El Pais de hoy (Camps a Boston, Alarte a ...) dónde se ha metido el secretario general de los socialistas valencianos en toda esta movida de camisetas alusivas, expulsiones del hemiciclo y presidentes desaparecidos. El Grupo Parlamentario Socialista mostró una preocupante pasividad frente al ataque del PP hacia la Síndica de Compromís. Es cierto que, a título personal, varios diputados y diputadas de este grupo mostraron porsteriormente su solidaridad con Mónica Oltra y que muchos de ellos ven en las actuaciones de los 4 diputados de Compromís el ímpetu, el trabajo y la denuncia pública que ellos, con 39 diputados, no estan haciendo.

Frente a las actuaciones de Mónica Oltra, Mireia Mollà, Enric Morera y Josep María Pañella, junto a alguna destacada intervención de Marina Albiol, en el PSPV-PSOE sólo se oye la voz monótona de su portavoz, Ángel Luna, que ha acaparado, supongo que por estrategia de partido, todo el protagonismo, escaso e insulso, de la supuesta oposición al PP. La voz y la presencia de Alarte en todo este asunto brilla por su ausencia. He oido postulados más críticos hacia Camps por parte de Leire Pajín o de Pepe Blanco, antes de su nombramiento como ministro, que del propio Secretario del PSPV. Llama también la atención que determinadas voces socialistas que en otros momentos han demostrado sobradamente su valía y su capacidad de crítica hacia los desmanes del PP, estén en estos momentos sometidos a un incomprensible silencio forzoso. Pareciera que la dirección del partido, y su secretario general el primero, no estuviera dispuesta a permitir que algunos buenos parlamentarios tengan la oportunidad de crecer en reconocimiento público y trascendencia política y pudieran llegar a ser "peligrosos" para Alarte en un futuro próximo, donde debe decidirse el candidato a la Presidencia de la Generalitat. Desconozco dónde están y qué dicen Cristina Moreno, Ana Noguera, Pepa Andrés -¿quizás por eso se va a Europa la diputada de mi pueblo?- y los supuestos pesos pesados Joan Ignasi Pla, Pepa Frau, Toni Such o Ximo Puig -mudo desde el último congreso-, entre otros.

Si esa estrategia fuera la que se está aplicando, el PSOE estaría demostrando una mediocridad y una cortedad de miras que, consecuentemente, sólo puede conducirle a otro desastre electoral. Las encuestas que manejan PP y PSOE y cuyos datos se están filtrando estos días alimenta esa conclusión. Y, sin pretender dar lecciones políticas a nadie, las consecuencias económicas y sociales de una nueva victoria con mayoría absoluta del PP en las próximas elecciones autonómicas serían catastróficas.

A todo eso se añade que, a fin de cuentas, como algún parlamentario socialista dice, ellos tienen previsto, a pesar de todo, gobernar y sus actuaciones pudieran no diferir mucho de las actuales maneras y modos de Milagrosa, Maluenda y Costa. Y, desde esa perspectiva, Alarte parece creer que involucrarse en todo este fangal correoso puede terminar manchando sus perspectivas electorales.

Todo ello, grupo parlamentario monocorde y simplón, timorato y supeditado al interés partidista, junto con el posicionamiento impoluto de su secretario general, perdido también como Camps en ignotos y remotos lugares, aún sin salir de Alaquàs, hacen que la confianza en que puedan ser alternativa real de gobierno dentro de 2 años -si Camps no adelanta las elecciones, aunque mi creencia es que este señor no termina la legislatura y buscará el refrendo en las urnas frente a lo perdido en la política y en los juzgados- es cada día menor.

Simplificando el mensaje, como decía un compañero de trabajo hace poco, "miro al PP y da miedo, miro hacia la izquierda y sólo veo a cuatro". Quizás el trabajo que realmente hace falta ahora, además de seguir e incrementar el de la institución, sea trasladar ese trabajo a la calle, a los pueblos, a los medios, para que esos cuatro se multipliquen en la próxima legislatura. Y eso pasa por la generosidad y la unión de cada uno de nosotros, por recordar aquel lema de una campaña electoral, el mejor que jamás hemos tenido, de volver a unir bajo un mismo abanico "tots el colors de l'esquerra" para transformar nuestro país.

Y a Alarte, si se porta bien hasta que hagamos las listas, igual le ponemos de 3º o 4º. O no -))).

Ayyyy ... esos nervios


Lo malo de darse cuenta de que uno está en la senda equivocada, siendo prepotente y orgulloso, es que no puedes ni sabes rectificar.

A los muchos grandes líos en los que está metido la cúpula peperil, se añaden los exabruptos de dirigentes locales que, en linea con el tono y el contenido del presidente de su partido, no tienen vergüenza alguna en soltar perlas como las de Francsico Chirivella, alcalde de Catarroja, que dijo en sesión plenaria que pegar carteles en las farolas cometen "actos de terrorismo y barbarie" porque "atentan contra el mobiliario urbano" y "en la casa del alcalde".

Dice el diccionario, que Rus y Chirivella deberían leer más a menudo, que terrorismo es la Dominación por el terror o la Sucesión de actos de violencia ejecutados para infundir terror.

Los únicos carteles que hay en las farolas de Catarroja que pueden haber generado este exaltado comentario al alcalde se refieren al PAI de Nou Mil·leni, actualemente paralizado por el TSJ por no tener garantizada el agua necesaria. Es cierto que en este PAI, el PP local de Catarroja, con Chirivella al frente, ha puesto muchas esperanzas -desconozco si del mismo estilo que otros de su partido con Orange Market y compañia- y muchos deseos de realizarlo y que una sentencia como la de esta semana puede conllevar muchas frustraciones, políticas y económicas, para algunos dirigentes populares y constructores implicados. Pero eso no justifica en absoluto los abusos y licencias verbales que personajes como estos se están permitiendo estos últimos días al hilo de los duros varapalos que pública y notoriamente se estan llevando. Tildar de terrorismo unos carteles, el uso de la palabra y la imagen, por expresar el desacuerdo con una deccisión política o por reconocer el éxito derivado de una sentencia judicial parece excesivo y totalmente desafortunado, aunque no hace sino seguir la linea marcada por el portavoz del PP, Ricardo Costa cuando se atreve a afirmar que una camiseta "atenta contra la figura de Camps".

Ya sabíamos, porque los conocemos de hace tiempo, la catadura moral y personal y la escasa talla política de algunos de estos dirigentes medios del PP -recordemos que Chirivella ya ha reclamado públicamente a su partido un cargo mejor- y el seguidismo que hacen de las consignas de partido. El respaldo popular obtenido en las urnas ha sido utilizado como tapadera y escudo, como un salvoconducto plenipotenciario, para creer que podían hacer y decir lo que les viniera en gana y cuando les apeteciera, mientras que los tontos del pueblo, como opina Rus de sus convecinos de Xátiva, les deben reir las gracias. Y es posible que eso haya funcionado mientras la gente ha vivido bien. Ahora que la cosa está jodida, este tipo de "gracias" sientan como una bofetada en la moral y en el ánimo, como una patada en el culo que aumenta aún más el cabreo y la angustia.

Haber vencido en una votación no debería ser patente de corso para los cuatro años siguientes. Y si alguien, como estos dos, lo creen y lo practican, deberían dejar la política o pasar a la oposición durante mucho, mucho tiempo. Y eso sí está en nuestras manos.

La servidumbre de Milagrosa Martínez


Acabo de ver el video del pleno de les Corts del jueves, donde expulsaron a Mónica Oltra. Entre el minuto 14 y el 16 se ve, y se oye, claramente como, después de acordar la Junta de Portavoces que Mónica se retiraba del Pleno para quitarse la camiseta, la Presidenta de les Corts, máxima autoridad de la institución, recibe la orden, la contraorden según el propio portavoz del PP, de llamar al orden a la síndica de Compromís por tres veces y expulsarla.

Esta actitud de quien debería velar por el cumplimiento de las normas y el Reglamento de la propia institución, supeditada a los intereses partidistas del Partido Popular y totalmente mediatizada por el gran nerviosisimo que la situación personal y política del portavoz popular, Ricardo Costa, y del propio President Camps estan atravesando por el caso Gürtel, visualiza claramente la burla y mofa que esta gente hace de la propia institución que dice defender.

El PP ha perdido los papeles. Camps y Costa están desacreditados como representantes de la ciudadanía -de su partido ya se apañarán ellos solitos-, y a ellos se une Milagrosa Martínez que no debería presidir un pleno de les Corts nunca más puesto que ha retorcido y mancillado aún más el cargo que ocupa para defenderlos.

La presidenta de les Corts, si realmente tuviera deseos de defender a "la primera institución de la Generalitat, la propia Generalitat (sic), debería recordar que también el gobierno y el PP tienen, además de derechos, obligaciones que no están cumpliendo. Y ella, como máxima autoridad del parlamento valenciano, debe velar por el interés general antes que por el partidista. Y si es incapaz de ello, seguro que entre las 98 señorías restantes se puede encontrar muchas que sí son capaces y tienen la voluntad de hacerlo.




Wanted Camps y Costa


La impudicia del Partido Popular de Valencia, encabezada por su portavoz, Ricardo Costa, llega a extremos de exagerada desfachatez o, más bien, de tanta fachatez que da grima escuchar y leer lo que llegan a decir.

Aseverar, como dice Costa, que llevar una camiseta atenta contra el Presidente y contra la cámara" y pueda suponer una falta contra el decoro de la institución o las instituciones no puede hacerse más que desde una concepción puramente patrimonial de la institución. Cual Luis XIV, Camps y su cohorte de lacayos bien pagados -dice Emilio Llopis, mano derecha del presidente de la Diputación de Valencia, Alfonso Rus, que es peor un tocapelotas que un pelota, lo que debe ser un sentir general en su partido- parecen creer que "la institución soy yo" y, a partir de esa afirmación, creída por mor de las múltiples repeticiones mediáticas, arrogarse la potestad de ser intocables, incriticables y, por supuesto, irresponsables.

Eso es algo que el PP, sobretodo el valenciano, ha hecho muy bien durante muchos años. El mensaje, vociferado por los medios públicos (jejeje) de comunicación locales, de que ellos son responsables de todas las cosas buenas que pasan y otros -normalmente Zapatero- de todos los males apocalípticos que anuncian, ha calado entre un sector de la ciudadanía que, sorprendentemente, acepta como veraz estos mensajes.

Sin embargo, a Capone lo encarcelaron por evasión de impuestos. No se pudo culpar uno de los mayores capos de la mafia estadounidense por asesinatos, contrabando, cohecho, extorsión, o juego ilegal sino por un delito menor reiterado durante varios años. Dicen que fue el exceso de confianza -esa que ahora vende Camps con su plan?- el que le hizo no darse cuanta de por dónde le iban a pillar.
Es posible que en el PP empiecen a darse cuenta del lío en el que estan metidos y empiecen a visualizar de dónde van a venir los disparos más certeros. Tengo la sensación de que, como Capone, si hubiera alguna irregularidad o ilegalidad en las grandes contrataciones -Ciudad de las Ciencias, Mundo Ilusión, Ciegsa, Ciudad de la Luz, Aeropuerto de Castellón, etc- sería difícil de probar y más aún difícil de culpabilizar a alguien por ello. Sin embargo, por unos trajes, supuestos regalos de amigos del alma a cambio de favores, se puede imputar a estos reyes pasmados que han creído que el estado, la institución y el honor son ellos, cuando no deberían ser más que servidores públicos, gestores de lo común. Quizás esa sea la diferencia fundamental entre izquierda y derecha en este mundo tan globalizado y uniformizado.

¿Será la pequeña metralla la que derribe el muro? Camps huye a Boston para no enfrentarse con su mezquina realidad y le refrieguen por la cara sus conversaciones grabadas y sus amistades encarceladas e imputadas. Costa se escuda en la honorabilidad y el respeto que él mismo ha mancillado con su mera presencia hoy en el Parlamento. Cualquiera que tuviera una ínfima parte de vegüenza personal y política habría renunciado a su escaño por pura dignidad, aunque eso conllevara dejar de ser aforado.

Una camiseta que denuncia públicamente la calidad de los dirigentes que tenemos implica la expulsión del Parlamento de nuestra representante, de nuestra voz en él. La manipulación del sistema político de los reyes soles, de los reyes pasmados y pasmarotes ante el irremediable derrumbe que parece sobrevenir, los lacayos serviles, pelotas mejor que tocapelotas, que actúan a su servicio, pervirtiendo y retorciendo el funcionamiento democrático de la propia institución que dicen defender son la muestra más evidente de la necesidad de regeneración del propio sistema. Luis XIV y Camps I podran afirmar y creer que ellos son el Estado, pero por suerte, ahora, la ciudadanía tiene la oportunidad y la capacidad de decidir por su cuenta y de cambiar estos ejercicios de adicción de megalomanía por la praxis política real.

Monica Oltra, nominada y expulsada de la Corte de los Milagros


A Mónica Oltra la han nominado tres veces, tres, y finalmente la han expulsado del Pleno de las Cortes que, de manera tan peculiar, dirige la irrepetible Milagrosa.

Dice el Levante que la presidenta de Les Corts le ha pedido a Mónica, entre los rumores de todas las bancadas, que se quitara la camiseta por respeto a una institución como es la Generalitat y para no tener que llamarle al orden.

A tenor literal de la noticia, no se si Milagrosa ha expulsado a Mónica por llevar la camiseta o por no quitársela. ¿Quizás la Presidenta de les Corts pretendía que la Síndica de Compromís se desnudara en pleno hemiciclo, mostrando así su supuesto respeto a la institución?

Milagrosa debería hacérse mirar el orden en el que los representantes públicos hacen mofa, burla y escarnio de las instituciones. Debería reprobar con al menos el mismo ímpetu y vigor que ha utilizado hoy el hecho de que el máximo dirigente de nuestro país no cumpla con su obligación de dar cuenta a los grupos parlamentarios y al conjunto de la ciudadanía de su gestión política y sus cuitas con la justicia en el máximo órgano de decisión y expresión de la voluntad popular como es -como debería ser si no fuera por la gestión del PP- el pleno de las Cortes Valencianas.

Quizás si Milagrosa, el PP y su President cumplieran con el mínimo de las obligaciones que han decidido asumir y siendo como son el origen y la causa de los problemas y se quitaran la máscara de ofendidos, no habría motivos para hacer camisetas alusivas ni razones políticas para decirle a nadie que se las quite.

Neofascismo desde Xátiva


Rus no se merece mucha más atención de la que le hemos dado hasta ahora. Quizás, sólo destacar la noticia de que el STEPV lo va a denunciar ante la fiscalía por sus exabruptos hacia el profesorado que habla en su lengua, además del posicionamiento de la Universitat tildando de "amenazas y menosprecio" las barbaridades que suelta por su boca el tipo este.

No dudo que el Partido Popular, cuyo silencio sobre este tema es escandaloso, otorga y aplaude las acciones de su Presidente regional y Presidente de la Diputación de Valencia. A fin de cuentas, se estan acreditando, día a día, como dignos seguidores de tan rús-tico personaje.

La impunidad de la Iglesia


Leo hoy en Levante:

"El cardenal Agustín García-Gasco llamó ayer "maestros de la manipulación" a los promotores parlamentarios de la reprobación al Papa Benedicto XVI por sus recientes declaraciones, en un viaje oficial a Africa, con las que despreció la utilidad del preservativo para evitar el SIDA.

"Se dedican desde el poder al oscurecimiento interesado de la verdad, fomentan el odio y la reprobación social de los que buscan la verdad y el bien" lamentó el ex Arzobispo de Valencia en clara referencia, aunque no lo mencionó expresamente, a la propuesta de Iniciativa per Catalunya que ha sido aceptada a trámite por la Mesa del Congreso de los Diputados.
García-Gasco se empleó así en la inauguración del II Congreso Internacional de Educación Católica para el Siglo XXI, que hasta mañana se celebra en la Universidad Católica de Valencia. En su intervención, advirtió lo que, en su opinión, es una "situación de emergencia educativa" como recordó que señala Benedicto XVI. En la actualidad, "algunas propuestas que vienen promovidas por los gobiernos plantean conflictos morales graves a la responsabilidad educativa de los padres" añadió.
"Asistimos con preocupación a la pretensión del Estado de convertirse en fuente de moralidad, sin respetar los derechos fundamentales de padres ni la soberanía de la familia" argumentó.

Quizás la grandeza de la democracia, al menos del ejercicio de la misma que aplicamos en nuestro estado, es que personajes como este tienen el derecho y la oportunidad de expresar sus ideas, su ideario y su dogmatismo salvaje, llevado hasta el adoctrinamiento puro, aún a costa de vilipendiar el ejercicio constitucional de gobernar, delegado vía Constitución en los representantes del pueblo elegidos en las dos cámaras de representación.
No dudo tampoco, aunque no me guste, que el señor García-Gasco tiene, como ciudadano que es y representante de la Iglesia en España, todo el derecho a opinar sobre cuestiones políticas y, más aún, cuando estas afectan a su jefe supremo, pero, como todo derecho, existen límites que, a pesar de la capacidad de perdón que se otorgan entre ellos cuando "pecan", en este mundo terrenal tienen vigencia y deben ser respetados.

Los representantes públicos, escogidos por la ciudadanía, tienen todo el derecho de presentar y proponer todas aquellas iniciativas que surjan del desarrollo programático de sus idearios políticos por el cual han sido elegidos. Y el ejercicio de gobierno, bien entendido, debe favorecer el debate y el desarrollo de todas aquellas propuestas que beneficien al conjunto del país.

La moral cristiana, los valores cristianos que dice defender la Iglesia Católica de García Gasco no es la moral única, mal que le pese a este señor. Ni siquiera es la mayoritaria, según algunos estudios publicados por el INE y el CIS. Los intentos de la jerarquía eclesiástica de imponer, ahora recurriendo a la descalificación de nuestros parlamentarios y del máximo órgano de gobierno del estado, su visión de la realidad y su moral al conjunto de la ciudadanía es, como mínimo, un ejercicio de soberbia y desconocimiento de la realidad social. Además de denotar un miedo terrible a perder todas aquellas prebendas históricas que sus añejos vínculos con el poder orgánico les han otorgado, a pesar de la tibieza del PSOE en este tema.

Quizás, por sus propias actitudes, deberíamos empezar a reclamar que el culto, el dogmatismo y el adoctrinamiento y la imposición de la moralidad cristiana, se circunscriba a los espacios destinados para ello -tienen muchos, bien conservados y bien situados, doy fe de ello- y reclamemos, de una vez, no sólo un estado laico real sino la posibilidad de que esta casta, tan santa y pura, viva de sus propios medios.
Aunque debe ser eso lo que realmente genera miedo al señor García Gasco y compañía.

Suerte o milagro?


No tiene mal gusto Ricardo Costa -al que le deseo, de verdad, una pronta recuperación del accidente automovilístico que ha tenido recientemente- en materia de coches.

Y tampoco debe ser un mal gestor de su economía, cuando, a pesar de los saldos negativos de sus cuentas corrientes, se permite comprar un coche de 78.900 € según figura en la web de la empresa que los vende.

Imagino que esto no será ningún regalo de la gente esta que anda imputada por el juez Garzón, y que este pedazo de coche se lo habrá comprado el sr. Costa pagándolo de sus ahorros y de los préstamos al consumo que a él sí le conceden los bancos. Debe ser que estos del PP de Castellón tienen, como dicen en la tierra de mi madre, una flor en el culo porque entre préstamos concedidos y loterías premiadas, siempre consiguen llevarse a casa un buen puñado de euros.

¡Qué suerte que tienen, por Dios!

¿Cómo están ustedeees?

¿Cómo están ustedeees?
Gracias por hacernos reir

Hasta siempre

Hasta siempre
18/01/1915 - 18/09/2012

Gaviotas azules 20N

Gaviotas azules 20N

22 de Maig. Eleccions Municipals i Autonòmiques

NO ET LIMITES A CONTEMPLAR AQUESTES HORES QUE ARA VENEN.
BAIXA AL CARRER I PARTICIPA.
NO PODRAN RES DAVANT D'UN POBLE UNIT, ALEGRE I COMBATIU.

Vicent Andrés Estellés

Cap dona sola

Cap dona sola
Signa el manifest

Compromís per València

Compromís per València
Joan Ribó, candidat a l'alcaldia

Compromís x falles

Parte médico real

Parte médico real

Estos son los que han ganado en Chile. ¡Cuánto ha perdido Chile!

Loading...

III Jornades Territori Valencià i Canvi Climàtic

III Jornades Territori Valencià i Canvi Climàtic

Per si a alguna li fa falta dir quatre coses a un tio

Loading...

09-12-1895 - 12-11-1989

09-12-1895  -  12-11-1989
Siempre en el corazón
Loading...

Recortable

Recortable

Rita y los Palmeros

Rita y los Palmeros

Wanted

Wanted

Moda Camps

Moda Camps
... la moda que ya está aquí

Próximo estreno ......

Próximo estreno ......

Se lo ha ganado ....

Se lo ha ganado ....

No a la corrupció

No a la corrupció
noalacorrupció@gmail.com